Logran acuerdo para poner fin a protestas campesinas en Colombia

El gobierno colombiano logró hoy un acuerdo con los campesinos para poner fin a las protestas y bloqueos carreteros en gran parte del país luego de tres semanas de disturbios que dejaron nueve personas muertas y 648 detenidas.

El consenso alcanzado por el ministro del Interior, Aurelio Iragorri, y los líderes de la movilización campesina en la ciudad central de Tunja, esta madrugada, desactivó el paro agrario en cinco departamentos colombianos.

Las partes acordaron créditos con entidades bancarias y salvaguardias para productos como papa, leche, tomate, arveja y cebolla provenientes de los países que forman parte del Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Alianza del Pacífico.

Miles de cultivadores iniciaron un paro nacional el 19 de agosto pasado para exigir una salida a la crisis que los afecta por el alto costo de los insumos y la caída en los precios, la cual atribuyen a los Tratados de Libre Comercio (TLC) firmados por Colombia.

En algunas regiones se bloquearon carreteras y se registraron desmanes, lo que derivó en choques con la fuerza pública que dejaron al menos nueve muertos, cerca de 300 heridos y alrededor de 648 detenidos en las tres semanas de movilización.

El presidente colombiano Juan Manuel Santos admitió esta víspera "errores" en el manejo del paro campesino, pero consideró que "lo importante es reconocer las equivocaciones, rectificar y salir adelante" de la situaciones difíciles.

"La crisis (por el abandono en que estuvo el campo por décadas) nos estalló en las manos. No percibimos la magnitud de lo que estaba pasando en zonas como el departamento de Boyacá", sostuvo el jefe de Estado colombiano.

Por cuenta de las protestas sociales que sacudieron al país en las últimas tres semanas, la imagen negativa del gobernante colombiano llegó al 72 por ciento, lo que según analistas pone en aprieto su eventual aspiración a la reelección.

Aunque se logró un acuerdo para desactivar el paro agrario, aún persisten bloqueos en el departamento suroriental del Meta, donde delegados del gobierno colombiano intentarán llegar a un consenso con los manifestantes en las próximas horas.