Piden organizaciones atender derechos humanos en Mesoamérica

Organizaciones civiles de México y países centroamericanos solicitaron a mandatarios de sus naciones, así como al de Estados Unidos, abordar lo que llamaron crisis de derechos humanos en Mesoamérica.

En una carta suscrita por más de 150 organizaciones de 10 naciones, pidieron que el tema sea tratado durante la próxima cumbre del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y en la reunión que sostendrán los presidentes Enrique Peña Nieto y Barack Obama.

También, llamaron a los gobiernos de esos países intervenir para detener el flujo ilegal de armas en la frontera de Estados Unidos con México.

Tras leer la misiva en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), la coordinadora regional para Mesoamérica de Asociadas por lo Justo (JASS), Marusia López Cruz, puntualizó la necesidad de reconocer y proteger a los defensores de las garantías individuales.

Exhortó a los mandatarios a "proponer un nuevo modelo para la cooperación en materia de seguridad, que ofrezca opciones a la guerra contra las drogas, como la regulación en vez de la prohibición, más esfuerzos regionales para combatir el lavado de dinero y retirar las fuerzas armadas de la tarea de seguridad civil".

De acuerdo con la activista se ha documentado un "alarmante" aumento de la violencia y la función que en este fenómeno tienen el crimen organizado y el narcotráfico, por lo que reiteró la petición a los gobiernos a reconocer que las políticas de seguridad y la militarización de la seguridad ciudadana agravan el problema.

En conferencia de prensa, López Cruz dijo que en Guatemala los índices de violencia se acercan a los niveles del conflicto armado interno que sufrió entre 1960 y 1996, mientras que permanece la impunidad.

"Las políticas de seguridad ciudadana han llevado al Ejército a las calles y puesto en peligro el proceso de paz y a la frágil democracia forjada en los acuerdos firmados en 1996", expuso.

Las organizaciones sociales también exhortaron a los gobiernos a promover, a través del diálogo y la no represión, el desarrollo de la región con pleno respeto a los derechos humanos, ambientales y de consulta a las comunidades, como establece la Convención 169 de la Organización Internacional del Trabajo.

En materia de migración, instaron a abordar las causas de ese fenómeno, detener la deportación y criminalización de los migrantes, además de investigar y procesar las violaciones de garantías fundamentales cometidas contra ese sector durante su paso por México y en Estados Unidos.

Los firmantes llaman la atención de los gobernantes antes de la reunión que sostendrán en México los presidentes Enrique Peña Nieto y Barack Obama, así como de la Cumbre del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) que se realizará en Costa Rica.

El texto está dirigido a los presidentes de Estados Unidos; de México; de Costa Rica, Laura Chinchilla, y de Guatemala, Otto Pérez Molina.

También, a los mandatarios de Honduras, Porfirio Lobo; de El Salvador, Mauricio Funes; de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Panamá, Ricardo Martinelli, así como al fiscal general y ministro de Relaciones Exteriores de Belice, Wilfred Elrington.

A la conferencia asistieron la secretaria ejecutiva de la Red Todos los Derechos para Todas y Todos (RedTDT), Agnieszka Raczynska, y la coordinadora del Movimiento Migrante Mesoamericano, Marta Sánchez.

También, la coordinadora de la Red Mesa de Mujeres de Ciudad Juárez, Imelda Marrufo, y del Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, María Luisa Aguilar Rodríguez.