Propone Argentina intervención humanitaria en Siria

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, le propuso hoy en Rusia al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, el envío de una misión humanitaria a Siria, anunció aquí una fuente oficial.

En declaraciones divulgadas en Buenos Aires por la Presidencia local, Fernández de Kirchner reveló los pormenores de la reunión que mantuvo con Ki-Moon en el marco de la Cumbre del G-20 que culminó este viernes en la ciudad rusa de San Petersburgo.

Afirmó que el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU) "nos agradeció el rol que habíamos tenido" con esta organización en medio de la crisis desatada por la guerra civil en Siria que ha dejado cientos de miles de muertos.

Fernández de Kirchner explicó que le planteó a Ki-Moon la posibilidad de que la ONU envíe a ese país a representantes del Consejo de Seguridad, a través de sus cancilleres, en una misión humanitaria que promueva un alto el fuego.

"Debemos intentar una vez más la vía diplomática, la opinión mayoritaria (en la Cumbre del G-20) fue la de no intervención militar en Siria, esto quedó muy claro", dijo la jefa de Estado.

La presidenta argentina destacó que la visión pacifista, y contraria al intento de intervención militar de Estados Unidos, no es exclusiva de su gobierno, ya que ha sido una política de Estado del país sudamericano desde el siglo pasado.

"Muchas veces, las tradiciones extranjeras en vez de solucionar los conflictos, tienden a agravarlos", expresó Fernández de Kirchner al reiterar sus críticas al presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

"Yo hablé de la Primavera Árabe y pedí que tengamos cuidado al analizar ciertas culturas y realidades que muchas veces son desconocidas para nosotros. Muchas veces aplicamos parámetros, lógicas y valores de otras sociedades", dijo.

Por otra parte, la mandataria argentina se refirió a la portada del New York Times que mostró a rebeles que supuestamente están fusilando a sus víctimas, ya que es "una foto que ha impresionado mucho a toda la sociedad estadunidense".

Advirtió, sin embargo, que también leyó "declaraciones de un senador republicano que afirmaba que la gente lo llamaba para decirle no a la intervención, porque no tiene sentido ni coherencia pretender evitar muertes con más muertes".