A 40 años del golpe, chilenos están cansados de la historia oficial

Los chilenos están cansados de las historias oficiales en torno al golpe de Estado y a 40 años de ocurrido, "quieren conocer lo que efectivamente sucedió el 11 de septiembre de 1973", afirmó el ex senador socialista Ricardo Núñez.

El que fuera prisionero de guerra tras el golpe militar del general Augusto Pinochet y exiliado a la República Democrática Alemana, a finales de 1974, dijo a Notimex que en este 40 aniversario, "los chilenos están escarbando en su pasado y en su memoria".

"Tal vez porque está cambiando el ciclo histórico de Chile y del mundo los chilenos quieren conocer lo que sucedió y están cansados de las historias oficiales, de aquellas, que surgen del poder", enfatizó.

Consideró que "esto no es fácil, en medio de un aniversario más del golpe de Estado, donde uno tiende a recordar no solo la figura de Salvador Allende, sino que tiende a recordar a los muchos chilenos, mucha gente que cayó víctima de la dictadura".

Núñez, que es profesor de Historia y sociólogo, señaló por otro lado que aún no se conocen masivamente las circunstancias en que se desarrolló todo ese proceso y las circunstancias no han sido suficientemente esclarecidas.

"No conocemos todo y cada uno de los detalles de la participación que tuvo Estados Unidos en el golpe de Estado. No sabemos de los civiles chilenos que estuvieron involucrados con las Fuerzas Armadas, y el grado de conjura que hubo al interior de estas", precisó

De modo que, apuntó, "quedan todavía, espacios de verdad que no están recuperadas para la memoria histórica de Chile".

Hay por lo mismo una tarea pendiente en la sociedad y las instituciones chilenas, "que uno puede dejarla para que el tiempo las aclare. Pero la decisión de varios es que no hay que dejarle estas cosas al tiempo", dijo Ricardo Núñez.

El político socialista, que está alejada de la actividad parlamentaria y dedica sus esfuerzos a la academia, subrayó que "hay que ponerle voluntad política, poner voluntad institucional para que esa verdad aflore más rápido de lo que desean muchos".

Esto es clave no tanto para "olvidar el pasado", sino para entrar en un proceso real de reconciliación ciudadana, apuntó.

Hoy dijo Núñez, "es altamente probable que podemos concordar en que la transición ha terminado, que todos pensemos que las instituciones básicas de la democracia están solidamente consolidadas, a pesar del desprestigio de algunas, el Parlamento en particular".

"Pero la vida política en Chile se sigue desarrollando, nadie duda que compartimos gran parte de nuestra estructura política, salvo la Constitución Política del Estado", indicó quien fuera uno de los fundadores de la Concertación de Partidos por la Democracia.

Y sin embargo, agregó, "uno puede decir que falta mucho por caminar. Este es un país que se ha quedado un poco en una meseta de entendimiento de que la transición fue un intento serio de no volver la memoria sobre el pasado".