Confía Colombia en pronto acuerdo para levantar protestas campesinas

El gobierno de Colombia confió hoy en lograr un pronto acuerdo con los campesinos que permita poner fin a las protestas y bloqueos, que en tres semanas han dejado siete muertos, alrededor de 300 heridos y unos 648 detenidos.

El nuevo ministro del Interior, Aurelio Iragorri, dijo a periodistas que las negociaciones con los líderes de las protestas siguen avanzando, por lo que espera llegar a un entendimiento con ellos en las próximas horas para conjurar la movilización.

Admitió que aún persisten los bloqueos a carreteras en los departamentos sureños de Huila, Putumayo y Caquetá, lo que ha generado problemas de desabastecimiento de víveres y combustible en esas regiones, pero que se trabaja en su solución.

"Espero que se llegue pronto a un acuerdo en Tunja (ciudad que alberga las negociaciones), porque eso va a beneficiar a todos los campesinos del país", dijo Iragorri, cuyo nombramiento como ministro fue bien recibido entre los labriegos.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, realizó la noche del jueves cambios en su gabinete, para que lo acompañen en su objetivo de alcanzar la paz y aliviar la crisis que vive la agricultura, la cual originó las protestas de los campesinos.

Iragorri, quien ha llevado la vocería del gobierno en las negociaciones con los líderes agrarios, dijo que espera que el acuerdo a que se llegue en la mesa, se complemente con el pacto nacional por el campo, que será sellado el próximo jueves.

Los bloqueos a carreteras han derivado en choques con la fuerza pública y desmanes en algunas zonas de Colombia, incluida Bogotá, los cuales dejan hasta el momento siete muertos, alrededor de 300 heridos y unos 648 detenidos.

Miles de campesinos iniciaron un paro desde el 19 de agosto pasado para exigir salidas a la crisis que los afecta por el costo de los insumos y la caída en los precios de sus productos, que atribuyen a los Tratados de Libre Comercio (TLC).