Celebran China-Japón primera reunión desde crisis por islas disputadas

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, pidió hoy al presidente chino, Xi Jinping, en la primera reunión bilateral en meses, trabajar por mejorar las relaciones de ambos países, que hace meses pasan momentos difíciles por disputa soberana.

Abe y Xi se reunieron al margen de la cumbre del Grupo de los 20 que se celebra en San Petesburgo, informó hoy el gobierno japonés, mientras la prensa aseguró que la reunión duró apenas cinco minutos.

Pekín había rechazado días antes un encuentro formal bilateral a causa de lo que considera una posición insostenible por parte de Tokio respecto a las islas Senkaku o Diaoyu, unos islotes que ambos países se disputan.

Sin embargo, la reunión -la primera entre los dos líderes desde que tomaran posesión de sus cargos- finalmente tuvo lugar.

"El primer ministro Abe explicó que deberíamos desarrollar las relaciones sino-japonesas volviendo a las relaciones estratégicas mutuamente beneficiosas", dijo el portavoz del gobierno, Yoshihide Suga, en una conferencia de prensa celebrada hoy en Tokio.

"El encuentro fue breve, pero es importante que los dirigentes japonés y chino hayan intercambiado algunas palabras por la primera vez desde que asumieron sus cargos", dijo Suga.

La prensa china aseguró, por su parte, que Xi Jinping pidió a Abe que ambos países mejoren sus relaciones con base a los acuerdos diplomáticos firmados en el pasado.

Situadas a dos mil kilómetros al sudoeste de Tokio, pero a tan solo 200 kilómetros de las costas de Taiwán, que también reclama su soberanía, las islas Senkaku o Diaoyu fueron nacionalizadas en septiembre por el Gobierno del primer ministro saliente, Yoshihiko Noda, lo que desató una serie de protestas en China y una crisis diplomática entre las dos potencias asiáticas todavía por resolver.

Las relaciones bilaterales se encuentran desde entonces muy impactadas por esta crisis, que ha provocado la anulación de las reuniones bilaterales al más alto nivel.

En los últimos meses Tokio ha informado de la entrada de decenas de barcos chinos en lo que considera su territorio, y ha presentado quejas oficiales al gobierno chino a través de su embajador.