Rubén García, con la mira puesta en la victoria en Puebla

Puebla es el segundo compromiso del Desafío 2013 de la Nascar México, donde Rubén García Jr, tiene en mente recuperar el terreno perdido que le significó la pasada fecha.

El finalizar séptimo en San Luis Potosí, después de ir en cuarto y también tener en su anterior visita a Puebla un fuerte golpe en la barda, que lo privo de subirse al festejo de ganadores, tiene a Rubén con la mente puesta en conseguir una victoria para volver a la pelea por el campeonato.

"Llego muy emocionado y motivado a Puebla, para seguir junto a mi equipo que está fuerte para la pelea, después de una primera fecha potosina que ya dio mucho de qué hablar, vimos que nos esperan carreras muy complicadas ya que el top 10, estuvo formado casi por puros pilotos del desafío".

Con sólo cinco carreras para luchar por el título con otros nueve pilotos, García sabe que no puede dejar de apretar el paso, pues hay una brecha que recortar de 10 puntos, con respecto al líder Rafael Martínez, por lo que todo es posible aún.

Sumado a esto, los demás pilotos que no participan en la carrera, pero que si corren la fechas restantes, hacen más complicado la carrera pues al no tener prácticamente nada, van arriesgando de más, y es cuando los diez participantes tienen que cuidarse de los contactos con estos autos.

"Es algo complicado, por nuestra parte, seguiremos cuidándonos de los pilotos que están fuera del desafío, ya que algunos de ellos no han mostrado respeto a sus rivales", señaló.

De esta manera, cinco son las puertas que el Desafío estará enfrentando en esta recta final hacia el título, la primera ya está cerrada, quedan cuatro abiertas, la más cercana este fin de semana en Puebla, carrera en la que Rubén buscará recuperar esos puntos perdidos para continuar en pie de lucha.