Alista Senado reformas para proteger a niñez migrante

El Senado de la República alista una serie de reformas para la protección de niñas y niños migrantes, ante el incremento de este fenómeno social en México.

El presidente de la Mesa Directiva del Senado, Raúl Cervantes, anunció que la Cámara Alta y el gobierno federal, junto con especialistas nacionales e internacionales, fortalecerán las leyes y estrategias en esta materia, al inaugurar el foro "Niñez Migrante No Acompañada: el papel que desempeña la Sociedad Civil".

El legislador destacó la relevancia "y la consecuencia política de hacer suyos, tanto el Senado de la República como la Subsecretaría de Gobernación, generar en un fenómeno tan complejo una acertividad de diseño de política y de voluntad para proteger a nuestros niños y a los niños de Centroamérica".

Subrayó la importancia de esta acción conjunta entre Legislativo y Ejecutivo, por la sensibilidad del tema y porque "cualquier tratado, cualquier diseño constitucional, cualquier andamiaje de un sistema institucional de un país que no lleve a cabo la protección eficaz de los niños, quiere decir que no está siendo funcional".

En este sentido, comentó que el Tratado de Libre Comercio entre México, Canadá y Estados Unidos, se construyó sólo una relación de tránsito de mercancía y objetos, "pero prohibido expresamente el libre tránsito de personas".

A su vez, el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Jorge Luis Preciado, coincidió en la importancia de la labor conjunta.

"Realmente que lo estemos abordando en el Senado en compañía del gobierno federal y organizaciones nacionales e internacionales, puede generar un verdadero resultado que nos permita concretar elementos legislativos y jurídicos para proteger más a los niños y adolescentes".

Tras relatar su experiencia personal como niño migrante, el también coordinador de la fracción del PAN enfatizó la importancia de reflexionar sobre quienes cruzan la frontera, tanto sur como norte en nuestro país, que "enfrentan peligros graves desde la explotación laboral, secuestro e inclusive tráfico de órganos....

"Estamos en una posición muy compleja como país, somos el enlace entre Centro y Sur América con Estados Unidos y no solamente debe preocuparnos la migración hacia Estados Unidos, sino el paso de aquellos niños migrantes no acompañados que vienen de Centro América", mencionó Preciado Rodríguez.

El coordinador parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Miguel Barbosa Huerta, coincidió en que "la niñez migrante es la parte más dramática de la migración, ya que son vejados, maltratados y objeto de todo tipo de abusos muchas veces".

"Hay que reconocer esta realidad que es mundial, una realidad en la que todos los países, todas las naciones y todos los gobiernos debemos involucrarnos", expuso el legislador perredista.

En este marco destacó la importancia de la alianza entre los legisladores, autoridades de gobierno y representantes de las organizaciones civiles. "Sin duda que -este foro nos va a dar elementos al Senado para hacer lo propio, actuar tanto a favor de los niños mexicanos como de los infantes que vienen de países del sur".

En su momento, la senadora Gabriela Cuevas Barrón, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, sostuvo que en la medida en que se trabaje desde distintas trincheras y expresiones políticas para abordar este tema, es como se van a dar mejores resultados.

Insistió que esta problemática debe ser abordada no sólo en la "cancha nacional sino a nivel mundial, por lo que confió en que durante la reunión Interparlamentaria que se llevará a cabo en Azerbaiyán, se logre una resolución sobre el tema de los niños migrantes no acompañados y en situación de conflictos.

En su oportunidad, María Elena García, presidenta de la Comisión Especial de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia, señaló la gravedad de los niños migrantes provenientes de otras naciones.

Indicó que con base en resultados de una encuesta de la Organización Internacional para Migraciones, "en la primera mitad de 2001, más de dos mil niños fueron asegurados por el Instituto Nacional de Migración, de los cuales siete de cada diez no viajan acompañados. Son cifras alarmantes".

En este contexto reprochó que pese a que México ha suscrito casi 58 instrumentos internacionales para la protección de los derechos de los niños y adolescentes, todavía se registran vejaciones como la de autoridades migratorias que separan a menores migrantes de sus padres y los trasladan a localidades distintas a las de su origen, en un intento de inhibir la migración.

A ello se agrega que no existan mecanismos eficaces de autoridades, como las del DIF, para verificar que los infantes lleguen a sus lugares de origen, destacándose mayor preocupación respecto de los menores indígenas que hablan dialectos, así como de los provenientes de otras naciones como India y Cuba, e incluso del continente africano.