Frenan ingreso de barco uruguayo con madera infestada

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) impidió el ingreso al país de un barco proveniente de Uruguay que pretendía ingresar madera infestada (de hongos e insectos) a través del Puerto de Altamira, Tamaulipas.

La operación se llevó a cabo luego de que personal del organismo en la entidad inspeccionara la embarcación procedente de Sudamérica que atracó en el puerto, donde se encontró cuatro contenedores que transportaban 103 mil 096 metros cúbicos de madera de pino infestada de insectos catalogados como nocivos para la fauna mexicana.

En ese marco especialistas de la Profepa llevaron a cabo la colecta de hongos e insectos en el material y enviaron los especimenes a un laboratorio de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para su análisis, clasificación e identificación.

En un comunicado la dependencia federal refirió que el estudio determinó que la plaga proviene de la familia de los coleópteros (insectos masticadores que poseen caparazón duro y dos alas llamadas élitros), por lo que se decidió fumigar la madera como medida fitosanitaria, así como el envío a su país de origen.

La Profepa en la entidad giró la orden para formalizar el procedimiento de regresar la materia prima forestal a Uruguay.

También se llevará a cabo el procedimiento para determinar las responsabilidades que deriven de ese acto, de acuerdo con la falta cometida.

La acción oportuna de la Profepa de impedir el ingreso de madera infestada evita poner en riesgo la sanidad de los ecosistemas forestales, lo que genera pérdidas naturales y económicas severas.

En los primeros días de agosto la delegación del organismo en Tamaulipas también detectó de forma oportuna 77 mil 321 metros cúbicos de madera aserrada de pino invadida, proveniente también de Uruguay, con la misma plaga de escarabajos (coleópteros) por lo que fue retornada a ese país como medida fitosanitaria.