Reconocen a Astrid & Gastón como mejor restaurante de Latinoamérica

El reconocimiento que recibió el restaurante Astrid & Gastón como el mejor de Latinoamérica llevó hoy a su propietario, el chef Gastón Acurio, a comprometerse a fomentar aún más la gastronomía peruana.

"Este premio significa mucho y es la demostración de que estamos en un buen camino y lo que toca mañana es empezar de cero", recalcó Acurio horas después de que ganara el primer lugar del "Latin America´s 50 Best Restaurants".

"Arriba Perú, arriba América Latina", escribió en Facebook el connotado cocinero de fama internacional que dijo que las mejores historias están aún por escribirse por parte de miles de jóvenes que en toda la región hoy se preparan y sueñan sin límites.

Se mostró orgulloso, feliz y agradecido de ser parte de esta gran familia de cocineros y de haber conseguido esa distinción para la gastronomía peruana que será recordada por mucho tiempo.

Acurio fue galardonado la noche del miércoles por la difusión de la cocina peruana y de América Latina, y durante una velada agradeció a los productores de la cocina peruana.

El chef, que recibió el reconocimiento junto a su esposa Astrid Gutsche, indicó que este es el comienzo para contar historias que tienen que hablar de Perú, de América Latina, de los productos del mestizaje.

La lista de Los 50 mejores restaurantes de Latinoamérica fue elaborada por 252 expertos de la gastronomía de la región, divididos en cuatro grupos de 63 votantes, encargados de las regiones México y Centroamérica, Brasil, América del Norte y América del Sur.

El restaurante peruano se impuso al famoso D.O.M. de Brasil, de propiedad de Alex Atala, y en la lista general también destacaron Central Restaurante, Malabar, Maido, Rafael Restaurante, Fiesta y La Mar, también de Perú.

Gastón Acurio quiere que todos los chifas (comida china) de barrio, las pollerías, las anticucherías, las picanterías, las cevicherías y sangucherías tengan el sello de "Hecho en el Perú" y para ello hay que trabajar mucho, advirtió.

El galardonado chef es el único que, sin ser político, ni aspirante a nada, congrega multitudes, arranca aplausos, ocupa espacios en la televisión, escribe libros, viaja, degusta un pisco y se entrega al cariño de sus "caseras", sus vendedoras del mercado.

Gastón sabe cómo construir imperios y cómo amasar fortuna. Sus inversiones bordean los 100 millones de dólares en 29 restaurantes que llevan su sello, su marca distintiva, esa franquicia que todos quieren, ya sea en Estados Unidos, Europa o Latinoamérica.

"A donde vayamos tenemos que estar en la calle más importante porque es la mejor manera de presentar la cocina peruana al mismo nivel que la marca francesa, italiana. Ese es el trasfondo del asunto", asienta el conductor del programa televisivo "Aventura Culinaria".