Contribuyen estudiantes en el Rescate Ecológico del Pedregal

Con la participación de 25 estudiantes de distintas universidades del país, entre ellas de la UAM, fue inaugurada la segunda etapa del proyecto de Rescate Ecológico del Pedregal que comparten los institutos de Geología y Geografía de la UNAM y que abarca un área de tres mil 52 metros.

Asimismo, se firmó el convenio Programa de Adopción de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel en el que participaron Antonio Lot Helgueras, secretario ejecutivo de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel, Elena Centeno Garcés, directora del Instituto de Geología, y Omar Moncada Maya, director del Instituto de Geografía.

A través de este convenio cada institución universitaria que tiene un pedregal en su alrededor deberá hacerse cargo de restaurarlo, conservarlo y sobre todo introducir especies nativas como la bursera, árbol que cada vez hay menos.

Tras la inauguración del proyecto los jóvenes de servicio social de la UAM, Hugo Morales Miranda y María Fernanda Martínez, la investigadora del Instituto de Geología y responsable del proyecto, Pilar Ortega, comentó que el objetivo del trabajo que se realiza desde hace casi un año es la cuantificación de servicios ecosistémicos.

Es decir ver en qué contribuyen cada una de las especies para la captura de carbono, para la infiltración, para amortiguar el efecto de la contaminación ambiental porque las hojas captan nutrientes y contaminantes y muchos otros servicios ecosistémicos estéticos y de provisión que brindan todas las especies.

La zona de este pedregal, comentó, estaba demasiado perturbada, por lo que se realizó una labor titánica para limpiarla, primero sacar los escombros, la basura y aún falta, por lo que estimó que para restaurarla será un proyecto que va a durar al menos 10 años.

"La primera fase no ha sido tan costosa, nos hemos servido de muchos voluntarios que nos han ayudado jóvenes muy entusiastas, sobre todo de la coordinación de Áreas Verdes y Forestación con todos los jardineros y también voluntarios, todos ellos de manera loable han contribuido al menos una vez a la semana a las jornadas de limpieza".

Comentó que hasta el momento se ha avanzado para rescatar esta zona gracias al Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica (PAPIIT) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que apoya a todos los investigadores que someten un proyecto a consideración y si es aceptado se les financia por tres años.

La investigadora precisó que este proyecto que combina al mismo tiempo la limpieza del lugar y la investigación científica busca demostrar con datos científicos que sirve para restaurar estas zonas porque los árboles están cumpliendo un servicio ambiental.

"Nos están liberando oxígeno, nos están permitiendo la infiltración, nos están disminuyendo el ruido, capturar partículas y aparte de muchos otros servicios que cumplen los árboles y cada una de las especies biológicas que se encuentran en el matorral", subrayó.

Ello, luego de que se ha estado en el dilema de construir un estacionamiento o conservar este pedregal, puntualizó.