Inhabiltan de por vida a Musharraf para ejercer cargos públicos

Un tribunal de Pakistán inhabilitó hoy de por vida al ex presidente Pervez Muharraf para ejercer cargos públicos, mientras otra Corte extendió su arresto domiciliario por su papel en el asesinato de la ex primera ministra Benazir Bhutto.

A 11 días de las elecciones legislativas, el Tribunal Superior de Peshawar, noroeste de Pakistán, prohibió a Musharraf postularse como candidato a un cargo público por el resto de su vida, por su relación con dos casos en los que se le acusa de haber violado la Constitución.

El fallo fue emitido después de que Musharraf presentó una apelación en contra del hecho de que le rechazaran los papeles que entregó para poder optar a un escaño en la Asamblea Nacional de la localidad de Chitral, en el noroeste del país.

La corte adoptó esta decisión tras considerar que el ex mandatario derogó la Constitución del país en dos ocasiones, por lo que ahora no se le puede permitir presentarse a unas elecciones, ya sea tanto para la Asamblea Nacional como para el Senado.

La destitución de los jueces impuesta por Musharraf durante el estado excepción en 2007 también llevó a los magistrados del tribunal de Peshawar a dictar esta sentencia, según el diario paquistaní Dawn.

Musharraf, presidente de 1999 a 2008, regresó a fines de marzo pasado a Pakistán tras cuatro años de auto-exilio entre Londres y Dubai, con la esperanza de presentarse en las elecciones legislativas del próximo 11 de mayo, sin embargo fue detenido y puesto en arresto domiciliario.

Este martes, un tribunal antiterrorista de Rawalpindi extendió hasta el 14 de mayo la detención provisional contra Musharraf por su papel en el asesinato de la ex primera ministra Bhutto, en diciembre de 2007.

En principio, la justicia paquistaní decidió su arresto domiciliario hasta el 4 de mayo por el caso de la destitución de magistrados en 2007, pero un tribunal antiterrorista prorrogó este martes su detención provisional otros 10 días por el caso de Bhutto.

Musharraf es acusado de negligencia por no darle la protección adecuada a la ex primera ministra e ignorar las amenazas que pesaban sobre ella.

Bhutto murió el 27 de diciembre de 2007 junto a otras 24 personas a manos de un suicida de 15 años de edad que hizo estallar una carga explosiva tras un mitin en Rawalpindi, poco después de que la ex primer ministra volviera al país tras años de exilio.