Supo Aram Khachaturian imprimir su sello a tradición de músicos rusos

Autor de célebres piezas como "La danza del sable" o "Spartacus", el músico y compositor armenio Aram Khachaturian murió hace 35 años, el 1 de mayo de 1978, convertido en un clásico del siglo XX al que se le reconoce haber colocado la música nacional armenia en el oído del mundo.

La Unesco lo ha catalogado como uno de los más reconocidos compositores del siglo pasado, su nombre es conocido en todo el orbe y sus composiciones lo mismo se escuchan en radio, televisión y cine, que en las más prestigiadas salas de conciertos; incluso, el músico ha merecido la instalación de un museo virtual que ofrece información completa sobre su vida y obra.

El sitio, con dirección electrónica (http://www.khachaturian.am), es soportado por una fundación y una organización musical armenias, quienes buscan difundir el legado del músico, nacido en Tibilisi, el 6 de junio de 1903, en el seno de una familia humilde, donde su padre era un encuadernador que nada tenía que ver con la música.

Cuentan sus biógrafos que aunque mostró habilidades musicales desde temprana edad, fue hasta los 19 años que, estando ya en Moscú, acabó inscrito en clases de violonchelo, en la Escuela de Música Gnesin, aunque de manera simultánea habría tenido que licenciarse en Biología, en el Departamento de Física y matemáticas en la Universidad Estatal de Moscú.

Su aprendizaje fue vertiginoso y tras convertirse en uno de los mejores alumnos, en 1929 entró al Conservatorio de Moscú, donde comenzó su educación formal en materia de composición, bajo la tutela de Miaskovski, a una edad en la que muchos otros compositores de la época ya se habían graduado.

Una biografía dada a conocer el año pasado por Radio Caracol de Colombia refiere que su "verdadero trabajo de graduación fue la primera sinfonía, escrita en 1934, la cual puso su nombre al lado de otros famosos graduados de ese conservatorio, como Rachmaninov, Teneyev y Scriabin"; dos años después obtuvo reconocimiento internacional por su Primer concierto para piano.

Luego escribiría obras como el ballet "La viuda valenciana", el poema sinfónico con coros y el "Concierto para violín dedicado a David Oistrakh"; ya en el contexto de la guerra creó su "Sinfonía no. 2 con campanas", el primero de sus trabajos en los que alzaría la voz contra la barbarie, al que seguiría su "Tercera Sinfonía", ésta por el contrario, considerada un canto profundamente optimista, un himno a la victoria.

El éxito no nublo la razón del músico que entonces se dedicó a dar cátedra en el Conservatorio de Moscú, donde formó a muchos jóvenes llegados de todas partes de Rusia y hasta de Japón.

Sus biógrafos citan a 1956 como un año decisivo pues es cuando compone su obra maestra más conocida "Spartacus", cuya música es considerada ostentosa y emocionalmente amplia.

Hacia el final de su vida, Khachaturian se propuso componer una ópera, pero no pudo concluirla. El 1 de mayo de 1978, un mes antes de cumplir sus 75 años de edad, falleció en Moscú, donde se le recuerda como un maestro y mucho más que un famoso creador de música para ballet, que a lo largo de medio siglo compuso en total tres sinfonías, tres conciertos, 20 partituras para el cine y el teatro, música vocal y de cámara.

Como un músico que siguió la tradición de los grandes sinfonistas rusos, una tradición romántica, a la que incorporó los elementos que emanaron inconscientemente de su espíritu y sangre, expone por su parte la biografía realizada por Radio Beethoven.