Investido Guillermo Alejandro como nuevo rey de Holanda

Guillermo Alejandro fue investido hoy como nuevo rey de Holanda, tras prestar juramento ante las dos Cámaras del Parlamento y después de que su madre Beatriz adbicó formalmente a su favor, tras 33 años de reinado.

En una pomposa ceremonia, realizada en la Nueva Iglesia, ubicada frente a la Plaza Dam y a sólo unos metros del Palacio Real la reina Beatriz firmó su adbicación esta mañana, Gillermo Alejandro tomó juramento y prometió defender al reino, según un reporte del sitio Dutch News.

"Juro que defenderé y guardaré siempre con todas mis fuerzas la independencia y la integridad del territorio del Reino", afirmó el nuevo rey ante la Constitución, los miembros de los Estados Generales (las dos cámaras del Parlamento) y el ministro de Holanda, Mark Rutte.

Guillermo Alejandro llegó vestido con un elegante frac, corbata blanca y cubierto de un manto de armiño y terciopelo rojo, bordado en oro, el misma que llevó la reina Beatriz durante su investidura en 1980 y copia del original de 1815 que se usó durante la entronización de Guillermo I.

"Hoy doy paso a una nueva generación. Mi hijo asume la responsabilidad de esta nueva función", afirmó Beatriz de Orange, ahora princesa de Holanda, en un breve discurso durante la ceremonia oficial de investidura de su hijo.

En sus primeras palabras como nuevo rey de Holanda, Guillermo Alejandro agradeció a su madre por sus 33 años de reinado y también por haber realizado "plenamente el papel de madre y de esposa y por el apoyo en los momentos tristes".

"Querida madre, hoy he tomado el relevo del trono y te estoy agradecido, inmensamente agradecido por todos estos 33 conmovedores años", afirmó.

El nuevo monarca destacó la labor de su madre y elogió la popularidad que tiene entre los holandeses por su carisma y su estabilidad, a lo visiblemente emocionada la ex reina le devolvió a su hijo una sonrisa y le mandó un beso.

En su discurso, Guillermo Alejandro también dirigió una palabras a su esposa, la argentina Maxima Zorreguieta, ahora reina consorte, quien aseguró que es holandesa de corazón desde que contrajeron matrimonio el 2 de Febrero de 2002.

"Tomó el país entre los brazos y se convirtió en una holandesa entre los holandeses, lista para 'ponerse' a su servicio", destacó.

El nuevo jefe del Estado de los Países Bajos aseguró que "el hecho de que el rey no tenga responsabilidades políticas, no significa que no tenga responsabilidades", por lo que prometió sacar al país de los problemas que enfrenta.

En sus palabras al pueblo, el rey Guillermo Alejandro pidió a los holandeses afrontar juntos el futuro incierto y los exhortó a "oír su propia voz, llevar su propia contribución, su propio talento" por el bienestar de todos y el país.

"Todos deben colaborar con creatividad, espíritu de empresa y apertura", subrayó el monarca a los holandeses, que desde las primeras horas de este martes salieron a las calles vestidos de color naranja para celebrar la entronización del nuevo rey.

A la ceremonia de investidura asistieron las tres hijas de la nueva pareja real, Catalina Amalia, Alexia y Ariana, miembros de la realeza europea, como el príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa Camila; el heredero de la Corona española, Felipe de Borbón y su esposa, Leticia.

Además del príncipe Alberto II de Mónaco y la princesa de Japón, Masako, entre cientos de invitados especiales, entre ellos diplomáticos acreditados en Holanda y otros dignatarios de varios países de todo el mundo.

Guillermo Alejandro, de 46 años, es el primer rey de Holanda en 123 años, después de las reinas Emma (1890-1898), Guillermina (1898-1948), Juliana (1948-1980) y su madre, Beatriz (1980-2013).

Después de la ceremonia oficial de envestidura, los nuevos reyes, Guillermo Alejandro y Máxima tienen previsto realizar una travesía el río Ij, tras la cual ofrecerán a una fiesta de música electrónica en el Muziekgebouw aan't Ij, dirigida por el DJ Armin van Buuren.