Envía Obama al Congreso proyecto de resolución para ataque a Siria

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, envió hoy al Congreso un proyecto de resolución que tiene como objetivo limitado degradar el potencial de uso futuro de armas de destrucción masiva por parte del gobierno de Siria.

En paralelo, el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, anunció la celebración de audiencias públicas sobre Siria en el Comité de Asuntos Exteriores del Senado, con vistas a votar la resolución a partir de la semana del 9 de septiembre.

El proyecto de resolución pide al Congreso autorización para el uso de fuerza militar a fin de "disuadir, interrumpir, prevenir y degradar el potencial de uso futuro de armas de destrucción masiva".

"El presidente queda autorizado usar las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos conforme determine necesario apropiado en relación con el uso de armas químicas u otras armas de destrucción masiva en el conflicto en Siria", señala el texto.

El Congreso se encuentra en receso de verano y tiene previsto reanudar oficialmente el periodo ordinario de sesiones el 9 de septiembre.

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, decidió mantener el calendario regular e iniciar el debate sobre el proyecto de ley cuando reanuden sesiones regulares la segunda semana de septiembre.

Sin embargo la Casa Blanca indicó que está dispuesta a ofrecer información clasificada a los legisladores que así lo deseen a partir de este fin de semana.

El secretario de Estado, John Kerry, planea por su parte aparecer en cinco programas de opinión dominicales para defender la urgencia de una aprobación legislativa de una acción militar contra Siria.

El presidente Obama anunció este sábado haber tomado la decisión de emprender una "acción militar" contra Siria por el ataque químico del 21 de agosto.

Obama enfrentaba una creciente presión de legisladores demócratas y republicanos para someter a autorización del Congreso cualquier acción militar contra Siria, en cumplimiento con la Ley de Poderes de Guerra de 1973.

Líderes republicanos aplaudieron la decisión de Obama de solicitar autorización formal del Congreso, sin embargo al menos dos senadores conservadores rechazaron el plan de ataques militares limitados.

Aunque Obama no solicitó una autorización formal durante el apoyo de Estados Unidos a los ataques aéreos contra Libia en 2011, el conflicto con Siria generó un mayor escrutinio por legisladores estadunidenses de ambos partidos.

Un nuevo sondeo de la cadena NBC mostró que un 80 por ciento del público estadunidense considera que Obama requiere autorización legislativa antes del uso de la fuerza en Siria.

Un 50 por ciento de la población cree que Estados Unidos no debería intervenir en ese conflicto a pesar del uso de armas químicas, aunque la mitad de la población sí apoyaría una acción militar limitada, como el lanzamiento de misiles desde buques navales estadunidenses.