Denuncian persecución contra trabajadores metalúrgicos en Venezuela

El dirigente sindical venezolano Froilán Barrios denunció hoy una persecución contra los trabajadores de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), por lo que solicitará la intervención de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

"La Organización Internacional del Trabajo debe actuar urgentemente ante la ola de amenazas de despidos en instituciones y empresas del Estado venezolano", precisó Barrios en diálogo con Notimex.

El presidente del Frente Autónomo en Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato (Fadess) afirmó que "se pretende establecer un nuevo 'apartheid' para castigar así a los trabajadores que adversan al actual gobierno".

Dijo que varios gerentes de las empresas básicas de la sureña Ciudad Guayana desataron una persecución y "razzia" contra trabajadores de la industria del hierro, quienes son acusados de haber votado por el candidato presidencial opositor Henrique Capriles.

"A estos trabajadores y empleados públicos se les revisan sus teléfonos celulares buscando alguna pista (fotografías o números de contacto) que puedan delatar su filiación política, para luego despedirlos de sus puestos de trabajo", denunció Barrios.

El sindicalista arguyó que tales abusos fueron recogidos en grabaciones, videos y notas de prensa que serán presentados ante la OIT, con sede en Ginebra, para que se tenga una idea clara de cómo actúa la dirigencia patronal en este país sudamericano.

Hasta ahora han sustentado la denuncia con cinco declaraciones, entre ellas las del presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), Rafael Gil Barrios, quien dijo que quien no apoye al gobierno socialista no debe estar en cargos de dirección.

"En ese sentido, la dirigencia sindical pidió al director general de la OIT, Guy Ryder, que el Comité de Libertad Sindical conozca del caso sin demora en vista del 'peligro inminente' que corren los trabajadores por el hecho de ser opositores al gobierno", añadió.

Informó que, además de plantear el hostigamiento del que han sido víctimas, los trabajadores solicitaron que en la próxima reunión del organismo internacional, a realizarse a fines de mayo próximo, se concrete una visita a Venezuela de una misión de alto nivel.

Según Barrios, el director general de la OIT ha mostrado mucha inquietud por la situación laboral en Venezuela producto de la criminalización de la protesta, la falta de discusión de contratos y el acoso a empleados públicos por razones políticas.