Inmortaliza la ópera "Hansel y Gretel" a Engelbert Humperdinck

Seguidor de las propuestas estéticas y musicales del alemán Richard Wagner, el compositor Engelbert Humperdinck, quien nació el 1 de septiembre de 1854, dejó huella en el repertorio operístico por "Hansel y Gretel", cuyo argumento mágico está acompañado de música popular.

Originario de Siegburg, Alemania, Humperdinck se formó musicalmente en Colonia y Munich. Tiempo después viajó a Nápoles, Italia, donde conoció a Wagner, quien le pidió lo acompañara a Bayreuth para montar la puesta en escena de "Parsifal"; desde entonces se vuelve su protegido.

Aunado a su labor como compositor se desempeñó como docente en el Conservatorio de Barcelona y luego en el Hoch de Francfort. Durante esta temporada colaboró, además, como crítico operístico en el rotativo "Frankfurter Zeitung" y comenzó a introducirse en la escena teatral.

Su obra más famosa, "Hansel y Gretel", se estrenó en 1893 en Weimar, y está compuesta tres actos con libreto de Adelaide Wette, quien se basó en el cuento popular alemán homónimo de los hermanos Grimm, reseña el portal de Internet "biografíasyvidas.com".

El resultado de las formas y procedimientos típicamente "wagnerianos", sometidos a un proceso de reducción proporcional que los adapta al mundo infantil de los protagonistas, hizo de este un espectáculo agradable y gracioso.

La ópera tuvo un gran éxito en Alemania y el extranjero, a comparación de las demás producciones de Humperdinck, que han quedado en el olvido, entre ellas "Los hijos del rey" y "Los siete Geislein", así como sus cuatro lieder para niños.

En 1911 creó la música para la obra pantomímica religiosa "El milagro", dirigida por Max Reinhardt. Este trabajo fue interpretado durante la época navideña, con dos mil participantes en el reparto, 500 en el coro y 200 más en la orquesta.

El compositor alemán fue disminuyendo su actividad creadora hasta abandonarla por completo en 1919, pero obtuvo otras satisfacciones como el encargo de Wagner para ocuparse de la educación musical de su hijo Siegfried; tarea que llevaría a cabo eficientemente, aseguran sus biógrafos.

Engelbert Humperdinck, fiel apasionado de lo popular e infantil, falleció el 27 de septiembre de 1921 en Neustrelitz, Alemania.