Siria espera un ataque de EUA en cualquier momento

Siria está esperando un ataque militar de Estados Unidos "en cualquier momento", señaló hoy un alto funcionario de seguridad del gobierno de Damasco, horas después de que los inspectores de la ONU abandonaron ese país árabe.

El gobierno de Estados Unidos culpó directamente al régimen del presidente Bashar al-Assad del ataque con armas químicas en un suburbio de Damasco, y aseguró que habrá represalias sin importar el informe que prepara la misión especial de Naciones Unidas.

Para el funcionario, Siria está preparada para cualquier clase de ataque y advirtió que habrá represalias en cualquier momento, reportó el canal árabe de noticias Al Arabiya.

La salida de los inspectores de la ONU ha dado a Estados Unidos una oportunidad para llevar a cabo un ataque militar, luego que el presidente Barack Obama indicó la víspera que está dispuesto a realizar una intervención militar limitada.

Los inspectores de la Naciones Unidas deben informar al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sobre si hay evidencia suficiente de que el ataque químico lo perpetraron fuerzas gubernamentales en un poblado cercano a Damasco el pasado el 21 de agosto.

El régimen sirio ha negado su responsabilidad en los supuestos ataques que el gobierno de Estados Unidos asegura causó la muerte de unas mil 400 personas.

Horas antes, el Ministerio de Exteriores sirio ha lamentado las acusaciones que ha hecho este viernes el secretario de Estado, John Kerry, al régimen de Damasco, y que apuntan a un posible ataque de Estados Unidos sobre Siria en los próximos días.

El gobierno de Al-Assad asegura que las acusaciones hechas por Estados Unidos, que considera un hecho la utilización de armas químicas por parte del régimen, son "falsas e infundadas".

Damasco ha indicado que las pruebas son "falsas" y ha afirmado que se basan en los datos de los activistas y de la oposición.

En un comunicado, el ministerio de Exteriores ha subrayado que la acusación vertida por el secretario de Estado estadunidense, John Kerry, es "nula y sin efecto" y ha desafiado a Washington a aportar "una prueba real.