Llena de rock nostálgico Enrique Guzmán el Teatro de la Ciudad

Con una cuenta regresiva y la nostalgia de una foto con la angelical sonrisa de un niño, la adolescencia de un joven estrella y la adultez de un ícono del rock and roll, fue como empezó el concierto del cantante Enrique Guzmán en el Teatro de la Ciudad, en compañía de sus amigos Los Teen Tops.

Los aplausos del público amante del cantante nacido en Caracas, Venezuela, no se hicieron esperar, cuando una de las imágenes en blanco y negro mostró en su momento de despunte a un joven en un concierto masivo y que ahora se repetía con el color plateado de sus canas.

Un Enrique Guzmán maduro, con un sentido del humor fuerte y un carácter juguetón se ganó el aplauso del público, para luego agradecerlo con reverencias y gestos de alegría, así como simulación de abrazos y amplias sonrisas, no sin antes mirar el esplendor del Teatro de la Ciudad "Esperanza Iris".

El recinto despertó en el cantante viejos recuerdos que compartió con el respetable desde el escenario, al hacer memoria de sus anécdotas más profundas de sus años mozos por este género musical y recordar una de sus emblemáticas canciones de solista, "Cuando te tomo de la mano", misma que el público no dejó de corear.

La voz y la presencia del cantante surgido de las filas del legendario grupo, aún vigente de Los Teen Tops, destapó el baúl de los recuerdos del respetable, que en su mayoría eran de la tercera edad, que no dejó de corear las letras de esas canciones que hicieron época.

"Grandes recuerdos me trae este bello lugar, han pasado muchas cosas y van a seguir pasando un chingo; después de 31 años en que estuve parado aquí en este escenario en el Festival OTI (1982), vuelvo a cantar un tema con el que gané, claro la voy a cantar de otra manera, porque en ese entonces era soltero", subrayó.

Las palabras del cantante e ídolo del cine de la época de los años 60 arrancaron la sonrisa del público y el aplauso, cuando dieron inicio los acordes del tema "Con y por amor", letra que también fue secundada no sólo por el coro encabezado por Beto Castillo, sino también por sus fieles seguidores.

El tiempo por un momento quedó congelado, como en aquellas máquinas de ficción en el interior del Teatro "Esperanza Iris", cuando Enrique Guzmán interpretó los temas "Te seguiré", "Mas" y "Agujetas de color de rosa".

La propuesta del cantante era recordar viejas canciones de su etapa como solista, por lo que advirtió al público que tomaran aire y fueran al baño, para ligarse sin parpadear la segunda parte del espectáculo que estaría marcado por el regreso de Los Teen Tops al recinto teatral de las calles de Los Donceles.

El recital, a beneficio de los actores en plenitud de la Asociación Nacional de Actores ((ANDA), vía Previsión Social, logró su cometido al llenar las butacas del foro, por lo que el 60 por ciento de lo recaudado en taquilla se destinaría a la gente necesitada en salud bucal del gremio actoral.

Con arreglos distintos al viejo Rock and Roll, Enrique Guzmán interpretó canciones como "Secreto amor" y "Cariño desprecio", para luego continuar con un rosario de temas que no sólo marcaron una época, sino que han permeado ya a varias generaciones.

El cantante recordó con exactitud el lugar donde se paraba el creador del Festival OTI, don Raúl Velasco, y el coro de los hermanos Zavala, no sin antes hacer un cometario chusco sobre lo que se está viviendo en el país con los maestros de la CNTE.

Otros que hicieron vibrar al público fueron los hermanos Jesús, Many y Armando Martínez, sobrevivientes del legendario grupo de Los Teen Tops, que interpretaron "La plaga", "El rock de la cárcel" y "Popotitos" en un reencuentro con su viejo amigo Enrique Guzmán.