Nombran a Roberto Smith presidente del Instituto Cubano de Cine

El gobierno cubano nombró a Roberto Smith como nuevo titular del Instituto Cubano del Arte e Industrias Cinematográficos (ICAIC), afectado por problemas que han estancado su desarrollo.

Smith, psicólogo de profesión era hasta ahora vicepresidente para la Información del ICAIC, y sustituye en el cargo a Omar González, según información que difunde la publicación digital La Jiribilla.

El Instituto Cubano de Cine se encuentra en trámites de reestructuración a partir de la crisis que afecta a esa institución, una de la primeras en el ámbito cultural creada al triunfo de la Revolución en enero de 1959.

Según La Jiribilla, Smith, quien iniciará desde este viernes su gestión, planteó que la transformación del ICAIC trasciende la institución y busca propuestas de desarrollo para todo el cine cubano, "en un ejercicio de reflexión colectiva".

Esta fue de hecho una respuesta a creadores cinematográficos, trabajadores de esta industria y público en general sobre los problemas que aquejan al cine cubano como decisiónes tomadas burocráticamente por funcionarios sin contar con los artistas.

Los críticos también han denunciado censuras de filmes, caóticos diseños de programación y estrenos, insuficiente presencia en mercados internacionales, cierre casi total de salas de exhibición en el país, ausencias de fondos para el fomento de la industria cinematográfica y notable debilitamiento tecnológico.

Para el nuevo director del ICAIC, el cine cubano está en este momento "atrapado en una crisis de desarrollo" que requiere la liberación de "sus potencialidades productivas y artísticas" y promover el buen gusto fílmico.

Smith reconoció que contra ese objetivo educativo atenta el mal estado de la mayoría de los 257 cines que actualmente funcionan en Cuba, en desventaja con las salas particulares de proyección que proliferan actualmente, incluso muchas con tecnología 3D.

Según fuentes del ICAIC, en el seno de ese organismo opera un grupo oficial que coordina el estudio para el proceso de transformación. Pero en mayo pasado decenas de cineastas cubanos de varias generaciones y posturas estéticas se reunieron frente al ICAIC, y divulgaron sus criterios sobre las medidas necesarias para salvar al cine nacional, entre ellas la aprobación de una Ley de Cine.

El primer planteamiento del documento aprobado por el Grupo de Cineastas Cubanos electo en la Asamblea de Cineastas el sábado 4 de mayo demandó participar en todos los planes y acciones que se proyecten para el cine cubano.

Los asistintes reconocieron al ICAIC como el organismo estatal rector de la actividad cinematográfica cubana cuya larga trayectoria es un legado que pertenece a todos los cineastas, pero consideraron que los problemas que lo afectan en la actualidad también atañen a otras instituciones.