Acción contra Siria sería limitada y sin tropas: Obama

El presidente estadunidense Barack Obama señaló hoy que la eventual campaña militar de Estados Unidos contra Siria será limitada, de alcances cortos y sin la presencia de tropas en esa nación árabe.

"No estamos considerando un compromiso abierto. No estamos considerando ninguna aproximación con botas (soldados) en el terreno", indicó el mandatario.

Obama reveló que lo que su gobierno tiene en mente es una campaña militar "limitada y estrecha" que deje en claro a otros países que cualquier violación de las normas concernientes al uso de armas químicas no será tolerada.

"Aún no he tomado una decisión final sobre varias acciones que podrían ser aplicadas para ayudar a que cumplan (las autoridades sirias) las normas internacionales, pero mi equipo militar y de seguridad nacional están evaluando un amplio rango de opciones", dijo.

Más allá del debate político, Obama sostuvo que frente a los hechos en Siria, el mundo "tiene la obligación de asegurar que mantenemos la norma contra el uso de armas químicas".

El mandatario habló así después de que su gobierno dio a conocer su evaluación sobre el ataque del pasado 21 de agosto contra civiles en Damasco, en el que, de acuerdo con Washington, fueron utilizadas armas químicas contra la población.

El ataque contra varias áreas residenciales en el este de la capital siria, con fuerte presencia de fuerzas de la oposición, habría dejado un saldo de mil 429 muertos, de los cuales 426 fueron niños.

"Este tipo de ataque es un reto al mundo. No podemos permitir un mundo donde mujeres, niños y civiles inocentes sean gaseados de manera terrible", dijo Obama a periodistas en la Casa Blanca antes de iniciar una reunión con los presidentes de Estonia, Lituania y Letonia.

Aseveró que un incidente como éste constituye una amenaza a los intereses nacionales porque eleva el riesgo de que se repitan ataques con armas químicas contra aliados en la región como Israel, Jordania, Turquía y aún contra Estados Unidos.

Obama insistió en que su administración continúa realizando consultas con líderes en el Congreso y países aliados, esfuerzos que sufrieron un revés la víspera cuando el Parlamento de Reino Unido votó contra la participación de su gobierno en una campaña militar en Siria.