Descartan complicaciones internacionales por conflicto con Siria

Pese a la incertidumbre desencadenada en los mercados financieros por las declaraciones con respecto al conflicto por parte de Estados Unidos, Reino Unido y Francia con Siria, no se anticipan mayores complicaciones en el contexto internacional, considera Banamex Citi.

La Coordinación de Estudios Económicos y Sociales del grupo financiero refiere que una posible intervención militar en Siria por parte de países occidentales aumenta el riesgo geopolítico de Medio Oriente, aunque de llevarse a cabo sería limitada.

Sin embargo, comenta, se desconoce cuánto tiempo adicional dure el conflicto civil, sobretodo porque el Occidente aún no define un objetivo explícito de la intervención, aunque el escenario base previsto es que occidente, en caso de intervenir, no busque un cambio de régimen.

También señala que a pesar de que los precios del petróleo y otras materias primas como el oro se han incrementado de manera importante en los últimos días, se anticipa que dichas alzas no sean de larga duración.

Así, precisa, "las declaraciones de Occidente apuntan hacia una intervención limitada y de corta duración".

En este sentido, refiere, la preocupación sobre posibles repercusiones ya se ha reflejado en los precios de las materias primas, tal es el caso del oro, debido a que se considera como seguro (valor de refugio) contra el riesgo político.

Adicionalmente, los precios del petróleo se han incrementado considerablemente como reflejo de la incertidumbre en un mercado que ya enfrenta ciertas complicaciones, por ejemplo, una disminución en la producción de Irán, Libia, Sudan y Yemen, mientras que Arabia Saudita parece estar produciendo al límite de su capacidad.

No obstante, en su opinión, "después de una posible intervención militar existe el potencial de ver una corrección significativa en el precio del petróleo, como consecuencia de una caída en el riesgo geopolítico".

Comenta que la mayor tensión política ha generado que aumente la preocupación sobre la estabilidad de la región.

Considera que aun cuando los impactos económicos y políticos de una intervención serían limitados, considera que existe el riesgo de un incremento en la hostilidad o un cambio en la dinámica actual del conflicto, lo que podría tener diferentes consecuencias para los países aledaños.

Por lo tanto, advierte, es importante seguir de cerca el impacto de estos acontecimientos en países de la región como: Irak, Líbano, Turquía y Jordania.

Para las economías emergentes, precisa, el conflicto podría contribuir en la ya observada depreciación de sus monedas y los países emergentes importadores de petróleo resentirían en el corto plazo alzas en los precios de sus energéticos.

Y es que, explica, la demanda de petróleo, a nivel internacional, se ve amenazada tanto por el alza de los precios asociada a la incertidumbre del conflicto como por el debilitamiento de las monedas emergentes.