Cierra Esteban la temporada europea de F1 en Monza

La última carrera del Campeonato Mundial de F1 en Europa es gran reto para Esteban Gutiérrez, pues Monza es uno de los circuitos históricos y en donde debe terminar de dar el estirón.

Problemas en la estrategia han privado a Sauber de buena actuación en Spa-Francorchamps, y ahora para Monza el equipo esta mentalizado en que se ha avanzado adelante, aunque si no se trabaja al parejo no podrán darse los resultados que se esperan.

Bélgica ya es pasado y ahora tienen que enfrentar un nuevo reto en un autódromo muy técnico donde hay una mezcla de curvas lentas y rápidas, al contrario de Spa, donde el trazado largo mantiene primordialmente una serie de curvas rápidas en los siete kilómetros.

"Monza es una gran pista. Muy diferente a Spa. Es importante considerar que después de una pista como Spa, necesitamos adaptarnos a Monza en términos de estilo de manejo, estrategia y puesta a punto. Será un fin de semana crucial, porque la estabilidad en curvas lentas es importante y, desafortunadamente, ahí es donde hemos estado batallando", explicó.

Para el Esteban, el próximo fin de semana será de mucha concentración aunque no por ello evitará disfrutar de el deporte que más le apasiona, ya que sabe que el auto puede calificar más adelante de lo habitual.

"Tenemos que concentrarnos en tratar de mejorar. Mi parte favorita de la pista es la Variante Ascari, una combinación de izquierda-derecha-izquierda. Es muy importante tener la línea ideal y reaccionar rápidamente a los lavaderos y brincos. Nuestro ritmo es bueno, pero necesitamos complementarlo con buenas decisiones".

En cuanto al sentimiento que le produce regresar a Italia explicó que es un circuito que le guarda afecto pues en esa pista ha ganado los títulos de Fórmula BMW y la GP, "Recuerdo muy bien mi 'pole position' en GP3, ese punto hizo la diferencia para ganar el campeonato. Es muy especial".