Confía Morales en resolver incidente con Brasil por fuga de senador

El presidente de Bolivia, Evo Morales, confió hoy en que "se resolverá" el incidente con Brasil por la huida a ese país del senador opositor boliviano Roger Pinto, quien está acusado de corrupción pública.

En declaraciones divulgadas por la estatal agencia ABI desde Surinam, donde participa en la VII Cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Morales expresó su confianza en una solución del incidente, "en el ámbito del respeto, amistad y cooperación".

Explicó que su país tiene una "linda experiencia de gestión" con Brasil y recordó que muchos problemas se resolvieron en el pasado en apego a las buenas relaciones bilaterales.

Indicó que "en el gobierno de (Luiz Inácio) Lula (da Silva) tantos problemas hemos resuelto y vamos a buscar ese camino" con la administración de la presidenta Dilma Rousseff, con quien sostendrá una reunión bilateral en Surinam, en el marco del cónclave.

ABI informó que Morales y Rousseff se reunirán esta tarde en la ciudad de Paramaribo, Surinam, para abordar la fuga de Pinto y el pedido del presidente boliviano de que Brasil devuelva al senador, para que enfrente en su país a la justicia.

La huida del senador boliviano, que se encontraba desde mayo pasado asilado en la embajada de Brasil en La Paz, se realizó el viernes de la semana anterior con la cooperación de algunos diplomáticos, lo que provocó tensión en las relaciones entre ambos países.

El presidente Morales reiteró que Pinto "no es un perseguido político", como denunció el mismo legislador para pedir asilo político a Brasil, sino un delincuente que tiene procesos jurídicos pendientes en Bolivia por corrupción pública.

"Para información de ustedes no es perseguido político, es un delincuente que tiene mucha deuda en Bolivia, en su departamento, los procesos por casos de corrupción no fueron empezados por el gobierno, sino por gente afectada", enfatizó.

El jefe de Estado precisó que Pinto "tiene cuatro arraigos y una sentencia y decirles que diga la verdad, no es perseguido político es delincuente que se escapa de la justicia boliviana".

Sostuvo que su "gran deseo" es que Brasil, como cualquier país en el mundo, devuelva a los "delincuentes" a su nación de origen para que enfrenten a la justicia.

Subrayó, en ese sentido, que es importante que todos los países del mundo contribuyan a la lucha contra la corrupción, porque "ningún gobierno puede encubrir, proteger a corruptos".