Advierten campesinos colombianos que mantendrán el paro

El paro agrario que este jueves desembocó en violentos disturbios en varias ciudades colombianas, con un balance de cuatro muertos y más de 200 heridos, seguirá su marcha, anunció hoy el líder campesino César Pachón.

El vocero de los cultivadores de papa en la mesa de negociación con el gobierno dijo a periodistas que las manifestaciones continuarán en todo el país, debido a que las propuestas oficiales para resolver la crisis del campo no les satisfacen.

La advertencia de Pachón fue hecha luego de que el presidente Juan Manuel Santos ordenó este viernes a sus delegados suspender los diálogos con los líderes de los campesinos, ante lo que consideró "dilación" frente a las ofertas oficiales.

En un enérgico discurso, Santos afirmó que la paciencia se le agotó y que para garantizar el orden público interno, dispuso la militarización de Bogotá y otras regiones que han sido escenarios de brotes de violencia y cierre a carreteras.

"He dicho que bienvenida la protesta, pero no la protesta obligada a punta de fusil y amenazas", dijo el presidente, en alusión a denuncias sobre presiones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a campesinos para que sigan en paro.

Denunció que cuando han estado a punto de firmar un acuerdo "alguien extrañamente aparece y los instiga (a los labriegos) a aumentar sus demandas, y se corren para atrás", lo que, a su juicio, deja claro que hay "interesados en que no se llegue a ningún acuerdo".

Santos desplegó 50 mil soldados a las zonas donde los manifestantes han ocupado carreteras, para que las desalojen y garanticen la libre movilización de pasajeros y carga.

"El gobierno nos quiere complacer con pequeñeces, así no podemos seguir, buscamos que con la agricultura podamos sobrevivir (...) ya estamos arruinados y dejar que nos sigan arruinando es muy difícil", afirmó Pachón.

En las marchas convocadas en apoyo al paro, hubo saqueos al comercio y ataques a edificios, lo que derivó en choques de la Fuerza Pública con manifestantes, los cuales dejaron cuatro muertos, dos de ellos en Bogotá, y más de 200 heridos, 129 de ellos policías.