Amanece capital colombiana militarizada tras disturbios

La capital colombiana amaneció hoy militarizada, luego de los violentos disturbios registrados el jueves, en los que dos personas murieron, más de 200 resultaron heridas y un centenar fueron detenidas.

El director de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino, dijo a periodistas que aunque volvió este viernes la normalidad a Bogotá, se mantienen los "dispositivos de contención" para prevenir nuevas alteraciones del orden público.

La capital fue escenario ayer jueves de ataques a edificios, saqueos a comercios y bancos por parte de jóvenes que se infiltraron en las marchas estudiantiles convocadas en apoyo al paro nacional agrario que se realiza en varias regiones de Colombia.

Los desmanes llevaron a la intervención de la Fuerza Pública, lo que derivó en enfrentamientos entre manifestantes y uniformados, los cuales dejaron dos muertos, más de 200 heridos, 43 de ellos policías y cerca de un centenar de detenidos.

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, dijo la noche del jueves que se trató de "actos vandálicos", promovidos por personas que "sirven a intereses oscuros", incluidos a los de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Lo que ocurrió ayer (jueves) es algo muy grave que no nos permite estar tranquilos. Esperemos que no, pero es posible que haya un recrudecimiento", declaró el general Palomino, ante la eventualidad de nuevos de violencia en la capital.

Los disturbios se extendieron hasta altas horas de la noche en algunos sectores de Bogotá, y localidades vecinas, por lo que fue necesario imponer el toque de queda para restablecer el orden público, informaron autoridades.

El oficial aseguró que "es claro que detrás de todo esto se ocultan fuerzas oscuras", tras afirmar que la marcha de estudiantes se venía realizando de manera pacífica y de un momento a otro, jóvenes con capuchas iniciaron los desmanes.

Según la policía, las infiltraciones de "extremistas" y la "red de apoyo al terrorismo" dejaron 43 policías heridos en Bogotá.