Tomará tres semanas más sofocar incendio en California

Autoridades forestales de California estimaron que tomará entre dos y tres semanas más sofocar el incendio Rim, que hasta este viernes ha consumido 80 mil hectáreas y mantiene en riesgo a miles de viviendas en California.

Unos cinco mil bomberos combaten el fuego iniciado la tarde del 17 de agosto y que ya fue clasificado como el quinto más grande en la historia de California.

Para ilustrar la magnitud del evento, las autoridades forestales han comparado su aérea activa con el perímetro de ciudades como Nueva York, Chicago y San Francisco, el Rim es ahora más grande que cualquiera de ellas.

La portavoz forestal asignada para el Rim, Allison Hesterly, informó que el incendio está controlado en un 32 por ciento este viernes y redujo la velocidad con que consumía al Parque Nacional Yosemite, lo que consideró "una buena señal".

Comentó que el incendio ha perdido su desplazamiento errático, por el que la Guardia Nacional integró a un avión no tripulado como guía para la operación de los bomberos.

El optimismo de las autoridades se debe a que el fuego redujo su velocidad en el lado por el que más ha dañado el bosque Yosemite, donde destruyó miles de robles y pinos.

Los equipos que combaten las llamas aprovecharon condiciones de humedad registradas la noche del jueves para abrir una brecha que interrumpa el paso en la trayectoria que lleva el fuego en el décimo cuarto día consecutivo.

Hasta ahora la operación impidió que las llamas alcanzaran un manantial del que una empresa de San Francisco embotella una agua popular en esa ciudad, también evitó que alcanzara tendidos eléctricos importantes y que llegara a zonas urbanas al pie de la sierra de California.

Por lo menos 540 camiones de bomberos, 23 helicópteros, 47 aeronaves cisterna, algunas de ellas tan grandes como los aviones Hércules, apoyan la lucha contra el Rim.

El Servicio Forestal federal informó que sólo cuatro de los cuatro mil 927 bomberos desplegados contra el Rim han resultado heridos.

Los batallones de bomberos formaron 104 equipos bajo un comando unificado del Servicio Forestal y el Departamento Forestal de California.

Oficialmente, se mantiene el conteo de 111 estructuras destruidas, pero el siniestro amenaza con alcanzar más de cinco mil residencias y construcciones comerciales.

Al menos una docena de agencias se coordinan en respuesta al fuego, desde la corporación energética Pacific Gas and Electric (PGE), al gobierno municipal de San Francisco y la Cruz Roja estadunidense.