Sugieren comparativa México y Brasil debe ser de largo plazo

Las comparaciones constantes entre México y Brasil deben enfocarse en la conquista de sus metas a largo plazo, y evitar así la elección de uno de los dos como ejemplar cada mes, sugirió el académico Diego Sánchez-Ancochea.

En un artículo de opinión publicado este viernes en el diario El País, el profesor de Economía Política de América Latina en la Universidad de Oxford recalcó que ambos países tiene muchas cosas en común y diferencias que debe trabajar cada uno en perspectiva amplia e histórica.

Precisó que en México la prioridad debe ser "el apoyo a la economía informal, la creación de más encadenamientos entre el sector exportador y el resto de la economía, mejoraras de la capacidad de aprendizaje e innovación a través de una alianza estratégica entre un Estado más activo y el sector privado".

Por su parte, Brasil debe "buscar nuevas formas de frenar el proceso de desindustrialización y reducir la regulación excesiva en muchos sectores".

Indicó que por principio no se debe "seguir cayendo en el debate de siempre entre mercado e ir eligiendo un nuevo país ejemplar cada mes".

Sostuvo que el reto de este siglo en América Latina está en consolidar "Estados más activos, más inteligentes y más comprometidos con la equidad y mercados más eficientes y justos, entendiendo las circunstancias y necesidades específicas de cada país".

Consideró que ese debate se da por las comparaciones que destacan los modelos de cada uno como ejemplo a seguir, y en ello "se confunden retos estructurales y se olvidan las trayectorias de largo plazo y se obvian las similitudes".

El académico subrayó entre las similitudes el hecho de que el crecimiento del PIB per cápita entre 1960 y 2011 de 3 por ciento en Brasil y 2.3 por ciento en México, además ambos son líderes en producción manufacturera y tienen compromisos con la estabilidad.

Entre los retos comunes están la necesidad de promover mayor ahorro interno y de inversión, reducir la desigualdad elevada en ambos casos, la lucha contra la corrupción, y la mejora de las infraestructuras.

Asimismo, Sánchez-Ancochea refirió que hay diferencias en la apertura de los mercados, en la política industrial de cada país que lleva a México tener mejor posición en el "ranking" de "Doing Business" del Banco Mundial, y a Brasil en el de competitividad de Davos.

Apuntó que las diferencias no deben servir para alabar, según la preferencia ideológica y coyuntura, a uno de los dos, sino "entender que la agenda de reforma futura debe ser necesariamente distinta en los dos gigantes latinoamericanos".