Apoyan alemanes intervención en Siria, pero sin su ejército

La mayoría de los alemanes está a favor de una intervención militar en Siria, aunque se opone a una posible participación directa de Alemania.

Ese fue el resultado de una encuesta realizada por el instituto Infratest Dimap para la principal cadena de televisión ARD, en días de campaña electoral marcados por el debate acerca de una iniciativa militar en contra del régimen de Bashar al Assad.

Tras la publicación de las duras imágenes de los alrededor de mil 400 muertos por los efectos de armas químicas en las afueras de Damasco, los ciudadanos alemanes, tradicionalmente pacifistas, modificaron su opinión.

Así lo comentaron los expertos del instituto demoscópico a ARD, "es evidente que esas imágenes produjeron un efecto en la opinión pública alemana".

Un 12 por ciento de los encuestados quiere una intervención militar "en cualquier caso", mientras que un 42 por ciento estaría a favor sólo en el caso de una aprobación de la iniciativa en el marco del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Se trata así de una mayoría del 54 por ciento a favor de la intervención militar, contra un 41 por ciento que se opone a ella en cualquier circunstancia.

Por lo que tiene que ver con una participación directa del ejército alemán, los resultados cambian: sólo el 36 por ciento de los alemanes quiere que Berlín participe, con o sin resolución de la ONU, el 62 por ciento está en contra.

"Los números demuestran lo delicado que es el tema en campaña electoral para el gobierno. El Ejecutivo se tiene que posicionar, y en cualquier caso va a tener una parte significativa de la población en su contra", comentó la ARD.

Aún así la opinión parece reflejar la posición de la canciller federal Ángela Merkel, quien condenó duramente la utilización de armas químicas, pidió consecuencias, pero se expresó a favor de la búsqueda de un acuerdo en el marco de la ONU.

Sin embargo, un acuerdo en el marco del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas parece cada vez menos probable: esta mañana el gobierno ruso se dijo contrario a "cualquier tipo de ataque".

"Rusia votará en contra de cualquier resolución del Consejo de Seguridad que prevea la posibilidad de la utilización de violencia", dijo esta mañana el viceministro de Exterior ruso, Gennadi Gatilow.

Rusia es uno de los países con derecho de veto en este gremio y a la vez es un aliado histórico del régimen sirio de Bashar al Assad. El intento de Alemania de mediar entre Washington y Moscú no pareció producir los resultados esperados.

Ayer las negociaciones acerca de una intervención en el país de Oriente Medio fueron paralizadas por el voto contrario del Parlamento británico que empujó a Estados Unidos a evaluar una iniciativa unilateral.