Arresta Egipto a líder del brazo político de Hermandad Musulmana

Las fuerzas de seguridad de Egipto arrestaron a Mohamed al-Beltagy, un controversial líder de la Hermandad Musulmana y secretario general del Partido Libertad y Justicia, brazo político del grupo.

Al-Beltagy fue detenido en la gobernación de Giza, a las afueras de la capital El Cairo, casi tres semanas después de que las autoridades ordenaron su arresto por cargos de incitar a la violencia, informó este jueves la televisión estatal egipcia.

El dirigente musulmán aseguró a principios de esta semana en una vídeo grabación que las autoridades egipcias estaban tratando de convertir "una crisis política" en un problema de seguridad al acusar al grupo de orquestar una campaña de terrorismo.

En su mensaje, pidió a los egipcios no dejarse engañar por las mentiras y engaños de los golpistas que tienen sangre en sus manos.

Al-Beltagy optó por esconderse a inicios de este mes, después de que las autoridades reprimieron con violencia los campamentos de protesta de los partidarios del expresidente Mohamed Morsi, depuesto por las fuerzas armadas el pasado 3 de julio.

Los seguidores de Morsi se manifestaron cada día en El Cairo para denunciar el golpe militar y exigir la reinstalación del exmandatario, pero las fuerzas armadas dispersaron las protestas causando cientos de muertos, entre ellos la hija de al-Beltagy, Asmaa.

El secretario general del partido musulmán, que llegó al poder en las primeras elecciones libres y democráticas en Egipto tras la caída del expresidente Hosni Mubarak, fue arrestado junto con el ex ministro de Fuerza de Trabajo, Khaled al-Azhar, también en Giza.

Desde que Morsi fue destituido, la mayor parte de los principales líderes de la Hermandad Musulmana han sido arrestados, como el líder del grupo Mohamed al-Badie, su segundo Rashad al-Bayoumi, el estratega superior de la agrupación Khairat al-Shater y otros altos funcionarios.

Más de 60 miembros de la organización también han sido arrestados, incluidos familiares de los dirigentes, y todos enfrentan cargos por incitar a la violencia, mientras que el mismo Morsi está detenido e incomunicado, según reportes del diario local Egypt Independent.

La Hermandad Musulmana estuvo prohibida durante las tres décadas del régimen de Mubarak, pero tras la caída de éste en 2011 formó un partido político y legalizó su estatus como organización no gubernamental.