Divulgará EUA al público reporte de inteligencia sobre Siria

La Casa Blanca presentará hoy ante legisladores un reporte secreto de inteligencia sobre el ataque químico en Siria y divulgará al público una versión no clasificada antes de que termine la semana, informó hoy una fuente oficial.

Altos funcionarios de la administración Obama, incluida la asesora de Seguridad Nacional, Susan Rice; los secretarios de Estado, John Kerry, y de Defensa, Chuck Hagel, así como el director de Inteligencia Nacional, James Clapper, harán la presentación a los legisladores.

"El presidente cree que es importante que nosotros consultemos con el Congreso", afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

La víspera, más de 100 legisladores republicanos y demócratas enviaron una misiva a Obama en la que lo llaman a pedir autorización del Congreso antes de tomar alguna acción militar contra Siria, en cumplimiento con la Resolución de Poderes de Guerra de 1973.

Obama, que puede iniciar una acción militar en situaciones de emergencia, no recurrió al mecanismo cuando apoyó los bombardeos de Reino Unido y Francia en Libia, en 2011.

Tampoco lo hizo el entonces presidente William Clinton en la ofensiva aérea en Yugoslavia, en 1999.

Earnest confirmó que una versión no clasificada de la información de inteligencia será hecha del conocimiento público esta semana, sin ofrecer una fecha específica.

En una entrevista televisiva realizada la víspera, Obama señaló al gobierno de Siria como responsable del reciente ataque químico contra civiles e indicó que aún no define una respuesta, pero descartó una intervención militar directa.

Aunque Obama sostuvo que su gobierno concluyó que el régimen de Bashar al-Assad ordenó el ataque químico, encuestas recientes muestran que seis de cada 10 estadunidenses se oponen a una intervención militar en el país árabe.

Asimismo, medios estadunidenses que citaron fuentes oficiales indicaron que la información de inteligencia sobre Siria no es contundente, lo que recordó la justificación de la administración del entonces presidente George W. Bush para la guerra en Irak.

Por separado, la portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, comentó que la administración Obama continuará sus consultas con el gobierno británico en torno a la situación en Siria, pero dejó en claro que tomará sus decisiones en sus propios calendarios.