Cambiar pensamiento y políticas respecto a indígenas: Pérez Esquivel

Al igual que en otros países de América, en Costa Rica los indígenas son invisibles en derechos, lo que requiere cambiar de pensamiento y de políticas, dijo hoy aquí el activista argentino de derechos humanos Adolfo Pérez Esquivel.

Los pueblos indígenas enfrentan, en Costa Rica, problemas que requieren pronta solución e incluyen desde autonomía hasta infraestructura vial, educación y salud, aseguró Pérez Esquivel en conferencia de prensa, en el marco de la visita que realiza al país.

Las autoridades deben tener en cuenta a estas comunidades, y consultarlas, al emprender iniciativas tales como el proyecto hidroeléctrico "Diquís", en el sur del país, que afecta territorios indígenas, señaló.

"Uno nota en todo esto (...) que los pueblos indígenas, cuando reclaman, de víctimas pasan a ser victimarios", y "de dueños del territorio -es el problema de territorialidad-, pasan a ser invasores", lo que constituye uno de "los graves problemas", dijo.

"Esto, tiene que ver con toda una política, una cultura de comprender la realidad de los pueblos indígenas en el país", reflexionó el sudamericano, quien en 1980 fue galardonado con el premio Nobel de la Paz.

"Hasta hace muy poco tiempo, estaban totalmente invisibilizados", y "podríamos hablar de aquí, de Costa Rica, pero podríamos hablar de muchos países del continente", reflexionó.

El también presidente de la organización no gubernamental Servicio Paz y Justicia en América Latina (Serpaj-AL) dijo que tiene que haber un cambio de pensamiento, de políticas, y hay que considerar que estos pueblos tienen sus propias culturas, que no son todas iguales y que deben ser respetadas".

"Tienen los mismos derechos, y también las obligaciones sociales, culturales, y políticas de un país", aclaró Pérez Esquivel, quien advirtió que "no se les puede tener como ciudadanos de tercera o cuarta categoría".

Entre los problemas que enfrenta la población indígena costarricense, figura el hecho de que un proyecto de ley de autonomía se encuentra estancado, hace 18 años, en la Asamblea Legislativa (parlamento unicameral), y dijo que es necesario "ver qué pasó en ese tiempo para que los territorios indígenas no tengan su autonomía".

Se debe "pensar en las necesidades y en las urgencias que las mismas comunidades han expuesto muchas veces, y que no se cumplen", las que, además de la autonomía, incluyen salud, carreteras y educación".

"Yo siempre diferencio dos ejes: lo que es urgente y lo que es importante", los que, "a veces coinciden, pero la mayoría de las veces, no" por lo que "es necesario consultar", indicó.

Afirmó que "actualmente hay una Mesa de Diálogo", y, a manera de ejemplo, dijo que "hay un proyecto de una represa hidroeléctrica, y de acuerdo al Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el gobierno debe respetar.

Pérez Esquivel encabeza desde el fin de semana en Costa Rica la Misión Internacional de Observación de la Situación de los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas (Miodhpi), cuya labor finaliza este viernes.

Los cerca de 64 mil 500 indígenas de este país representan algo menos de dos por ciento de la población de Costa Rica y están asentados en 24 territorios, principalmente en las zonas norte, este, y sur.

Los ocho pueblos indígenas del país -Bribri, Brunka, Cabécar, Chorotega, Guaymí, Huétar, Maleku, Téribe-, presentan algunos de los más altos índices de pobreza y exclusión en este país.