Representa cesantía y vejez 58% del total de pensiones en Jalisco

Las pensiones por cesantía en edad avanzada y vejez representan el 58 por ciento de las pensiones del IMSS en Jalisco, informó el titular de la jefatura de Servicios de Prestaciones Económicas del Instituto, Héctor Cornejo Pérez.

Indicó que son las que tienen el porcentaje más alto en cuanto a otorgamiento se refiere, en comparación con otras como las de invalidez y muerte, riesgos de trabajo, viudez y orfandad, afirmó el funcionario del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco.

Cornejo Flores dijo que al mes de julio, de un total de 229 mil 323 pensiones otorgadas por el IMSS en el estado, 121 mil 823 hasta el mes de julio de este año corresponde a cesantía en edad avanzada y vejez.

El funcionario explicó que para la obtención de dicha pensión se requiere en primer lugar que el trabajador haya cumplido 60 años de edad al momento de solicitar la prestación y estar además dado de baja de su centro laboral.

Asimismo, el trabajador debe tener mil 250 semanas cotizadas de acuerdo a la Nueva Ley del Seguro Social vigente a partir del 1 de julio de 1997, y 500 en la ley anterior, es decir, la de 1973.

Indicó que el monto de la pensión que se otorga, toma en cuenta tanto el número de semanas como el salario promedio de los últimos cinco años que el trabajador cotizó y la edad en que hizo la solicitud.

Detalló que si es a los 60 años, se le otorga el 75 por ciento "no del último sueldo ni del salario promedio, sino del cálculo de la pensión, porcentaje que va elevándose un cinco por ciento cada año a partir de dicha edad, hasta llegar a los 65 en que le corresponde el 100 por ciento".

En este punto destacó que a los 65 años, cuando se llega a la vejez, el asegurado recibe el monto equivalente al cálculo completo del salario promedio de los últimos cinco años.

"Se le aplican unas tablas porcentuales, tomando en cuenta además las semanas de cotización, pero además le damos incrementos en función del número de años trabajados extra a las 500 semanas de cotización de acuerdo a la Ley de 1973", dijo.

Agregó que existen quienes antes de los 60 años deciden darse de baja y en este caso sí son acreedores a la prestación, siempre y cuando tengan reconocidas las 500 semanas; ahora bien, continuó, "todos los asegurados tenemos una cuarta parte de conservación de derechos en función de los años que hayamos cotizado".

Para ejemplificar lo anterior manejó la hipótesis de un asegurado que laboró 20 años y se da de baja a los 56, en este caso la persona a los 60 años puede solicitar su pensión porque está dentro del periodo de conservación de derechos arriba señalado.

Por otro lado, dijo, si el trabajador se dio de baja y "esa cuarta parte de conservación de derechos no les ajusta para una pensión, pueden reingresar a laborar y adquirir nuevamente esos derechos".

Añadió que todo depende de cuántos años haya estado sin Seguro Social es el tiempo que necesita reingresar para poder recuperar todas las semanas cotizadas.