Realizan paro trabajadores de restaurantes de comida rápida en EUA

Miles de trabajadores de las grandes cadenas de restaurantes de comida rápida en Estados Unidos como McDonald´s, Burger King, Wendy´s, KFC, Taco Bell, Pizza Hut, Domino´s y Papa John's, participan hoy en un paro de labores para exigir un aumento de salario de 15 dólares la hora.

Organizadores del paro, indicaron que la huelga de un día, en establecimientos de unas 50 ciudades del país, es la más grande realizada hasta ahora por parte de los trabajadores de la industria de la comida rápida en Estados Unidos.

Los paros están siendo realizados a lo largo de este jueves en cientos de restaurantes de Dallas, Boston, Chicago, Denver, Houston, Los Ángeles, Memphis, Nueva York y decenas de ciudades.

La acción fue organizada por diversos grupos comunitarios, Iglesias y organizaciones, incluyendo el Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU).

En la actualidad, el salario promedio de un trabajador en los establecimientos de comida rápida en Estados Unidos es de poco más de nueve dólares la hora, o unos 18 mil 500 dólares al año.

Dicho ingreso se encuentra unos cuatro mil 500 dólares por debajo de la línea de pobreza considerada por la Oficina del Censo, que es de 23 mil dólares por familia al año.

La exigencia de los trabajadores de la industria de comida rápida por un incremento salarial, se inició en noviembre pasado en Nueva York y desde entonces ha ido en aumento.

Al movimiento se han sumado trabajadores de las cadenas de tiendas departamentales como Macy's, Sears, Victoria's Secret y las farmacias Walgreens, entre otras.

Las protestas de los "trabajadores de bajos salarios" han llamado la atención de la Casa Blanca.

Hace unas semanas, la exigencia de aumento salarial fue mencionada en el blog oficial, por el director del Consejo Económico Nacional, Gene Sperling, y el ex presidente del Consejo de Asesores Económicos Alan Krueger.

Ambos indicaron que un aumento en el salario mínimo era parte de la visión económica del presidente Obama.

Sin embargo, la industria de restaurantes de comida rápida, aseguró este jueves que el duplicar los salarios de sus trabajadores, repercutiría en forma negativa en sus establecimientos.

"Potencialmente podría tener un impacto negativo sobre el empleo y el crecimiento del negocio en nuestros restaurantes, así como el valor para nuestros clientes", aseguró McDonald's, en un comunicado.

Scott DeFife, vocero de la Asociación Nacional de Restaurantes dijo que las operaciones de comida rápida ya se enfrentaban a mayores costos de los ingredientes y al pago de seguros médicos para sus empleados.

El salario mínimo nacional se incrementó la última vez en el año 2000 cuando se fijó en 7.20 dólares por hora y el presidente Barack Obama espera aumentarlo a 9 dólares por hora, aún muy por debajo de lo que los trabajadores están buscando.

En una misiva se destacó que en Estados Unidos, la mayoría de las personas empleadas por las cadenas de comida rápida son adultos y no adolescentes que buscan una ocupación temporal.

"Más del 25 por ciento de estos empleados son padres que no pueden pagar las insumos escolares si tienen que pagar ese mismo mes por zapatos para el colegio", destacó la misiva.