Rechaza MSF que su denuncia sea prueba para intervenir en Siria

El presidente en España de Médicos Sin Fronteras (MSF), José Antonio Bastos, rechazó hoy que la denuncia que la organización hizo sobre un posible ataque químicos en Siria sea prueba para avalar una intervención militar en ese país.

En un comunicado precisó que la información médica de MSF "no puede ser utilizada como una prueba para certificar el origen preciso de la exposición a un agente neurotóxico ni para atribuir la responsabilidad del suceso".

El pasado 24 de agosto, MSF expuso que tres hospitales a los que se da apoyo en la provincia de Damasco habían informado de la llegada de tres mil 600 pacientes con síntomas neurológicos, de los cuales 355 murieron.

Bastos criticó que algunos gobiernos, como el de Estados Unidos, utilicen esa información para considerar como "innegable" que se haya producido un ataque químico contra la población.

Recordó que si bien se apuntó como posible causa una exposición masiva a un agente neurotóxico, aclaró "que se precisaba una confirmación científica de la causa de estos síntomas", por lo que aún espera que una investigación independiente lo esclarezca".

Asimismo, recalcó que desde su papel como organización médico-humanitaria, "no está en posición de señalar quién es el responsable del suceso".

En posteriores declaraciones a Televisión Española, Bastos indicó que la denuncia de MSF ante la acumulación de casos detectados de síntomas de agentes neurotóxicos "fue una llamada de atención, pero se pidió a los organismos internacionales con capacidad técnica que lo investiguen".

"Nosotros no tenemos la certeza. Nos distanciamos completamente de confirmar que sea un ataque químico, sólo tenemos sospechas clínicas", manifestó.

Sostuvo que no sería ético ni congruente haber recibido esos miles de casos y no haberla compartido, por lo que denunciar el asunto "era una responsabilidad moral".

Bastos reconoció que hay temor de la organización no gubernamental tras lo ocurrido, porque "aumenta el riesgo de que se les perciba como favoreciendo a uno de los dos bandos del conflicto, y aumenta los riesgos de consecuencias en la seguridad".

Descartó que la advertencia de ataque por parte de una coalición internacional aumente el riesgo en su seguridad en Siria, ya que el país lleva dos años en bombardeos en las principales ciudades.