Padres de Familia piden aprobar Ley de Servicio Profesional Docente

La Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF) llamó a los legisladores a aprobar la Ley General de Servicio Profesional Docente en el próximo periodo ordinario de sesiones, pues de lo contrario la reforma educativa quedará incompleta y no logrará su objetivo.

En rueda de prensa, Consuelo Mendoza, presidenta de la UNPF, opinó que "no podemos dar marcha atrás en la reforma necesaria para mejorar la calidad de la educación en México, por presiones externas que buscan otro tipo de intereses y no los educativos".

Agregó que la sociedad en general está sorprendida por los grados de violencia a los que han llegado los maestros en la capital del país y demandó a los gobiernos capitalino y federal a tomar acciones contundentes para garantizar los derechos a la libre circulación y a tener un estado en paz.

En las oficinas de la UNPF, Consuelo Mendoza planteó que las leyes secundarias aprobadas beneficiarán la participación de los padres de familia y permitirán considerarlo como parte fundamental del sistema educativo; así como contar con escuelas y cursos dirigidos a ellos.

Además permitirán desarrollar programas, cursos y actividades que fortalezcan su enseñanza respecto al valor de la igualdad y solidaridad, así como opinar a través de los Consejos de Participación, respecto a las actualizaciones y revisiones de los planes y programas de estudio.

En ese sentido, Consuelo Mendoza alertó que de no aprobarse la Ley General de Servicio Profesional Docente dichos esfuerzos se verían incompletos, sobre todo los relacionados a la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.

Observó que por cada maestro que no trabaja hay 20 niños y 40 familias afectadas y rechazó la postura de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), en el sentido de que el maestro enseña marchando; "no, el maestro enseña educando", destacó.

Dejó claro que es difícil creer que algún padre de familia quisiera que alguno de estos maestros estuviera al frente del salón de clase de sus menores, y reiteró la necesidad de que se "ponga un ya basta" a los daños que han generado.

El llamado a los gobiernos para cumplir con su obligación de garantizar la paz y la libre circulación en la capital, lo extendió al gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, para que tome acciones legales por el incumplimiento de actividades de los maestros, lo que afecta a más de un millón 300 mil alumnos oaxaqueños.