Persiste legado de Ángela Peralta a 130 años de su muerte

El nombre y presencia de la soprano mexicana Ángela Peralta, a quien se recordará mañana que se cumplen 130 años de su fallecimiento, permanecen vivos y forman parte de la identidad cultural del país.

Prueba de ello es el Coro Ángela Peralta del Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán, el cual celebra y preserva el legado de la soprano con una intensa e ininterrumpida actividad artística.

El Coro, con más de dos décadas de existencia, está conformado por amas de casa, obreros, empleados, empresarios y profesionistas, en quienes fomenta la educación y cultura.

Ángela Peralta nació el 6 de julio de 1845, en la Ciudad de México, a los seis años la Condesa de Rosiu, Enriqueta Sontag, la escucho cantar y le predijo un futuro promisorio.

De acuerdo al portal electrónico del Teatro Ángela Peralta de San Miguel de Allende, la soprano se caracterizó por su prodigiosa voz, debutó en los escenarios en el Teatro Nacional el 16 de julio de 1860 a la edad de quince años al interpretar "Leonora" de Giuseppe Verdi (1813-1901).

Debido a su exitosa presentación, fue invitada a Europa, donde se presentó en Cádiz y el Teatro de Madrid.

Posteriormente, perfeccionó su voz bajo la batuta del maestro italiano Giacomo Leopardi (1798-1837) y el 23 de mayo de 1862 ofreció un recital en la Scala de Milán, en Italia.

Debido a su gracia y cualidades vocales fue conocida como "Ruiseñor Mexicano" y a la par de su trayectoria como cantante compuso piezas románticas como galopas, danzas y valses.

En 1865 regresó a México a petición de Maximiliano, quien la invitó interpretar "Lucia de Lammermoor" el 12 de septiembre de 1866, en el espectáculo inaugural del actual Teatro Degollado de Guadalajara conocido entonces como Teatro Juan Ruíz de Alarcón.

En diciembre de este año regresó a Europa para continuar sus actuaciones en Italia y España, y se casó en Madrid con el escritor y periodista Pedro Castera (1846-1906).

Entre sus piezas sobresalen "México", "Un recuerdo de mi patria", "Nostalgia", "Adiós a México", "Pensando en ti" y "Margarita".

La destaca soprano Ángela Peralta falleció el 30 de agosto de 1883 en Mazatlán, Sinaloa, después de contraer fiebre amarilla y tras haber ofrecido una serie de actuaciones en esa ciudad.