Rinden religiosos cubanos homenaje a Martin Luther King

Religiosos cubanos conmemoraron el 50 aniversario de discurso pronunciado por el líder estadunidense de los derechos civiles Martin Luther King, el 28 de agosto de 1963.

King, Premio Nobel de la Paz 1964 y asesinado en 1968 en Memphis, Tennessi, ofreció su discurso "Tengo un sueño", al culminar la marcha a Washington para "Empleos y Libertad" y a favor del cese de la discriminación racial en Estados Unidos.

El diario oficial Granma reportó este jueves que en la Iglesia bautista Ebenezer, en el oeste de esta capital, el reverendo cubano Raúl Suárez señaló que King fue uno de los más valientes profetas del siglo XX.

Según Suárez, el mejor homenaje a King es recuperar su voz y su compromiso para hacerlo vigente sobre todo en su país, "ahora a las puertas de la conflagración".

El religioso cubano estimó que la humanidad "podrá ver imágenes de los humos de los bombardeos de un pueblo a otro", en alusión a una inminente acción militar contra Siria, acusada de usar armas químicas contra la población civil.

Ante invitados de varias nacionalidades y credos religiosos, el reverendo Davewin C. Thomas, de Jamaica, señaló los desafíos expuestos en el discurso de King, y que consideró aún vigentes para las iglesias.

Observó cómo en su alocución en el monumento a Lincoln en Washington ante unas 250 mil personas se aprecian por lo menos unas siete referencias a la palabra justicia.

A este homenaje acudieron el presidente del Consejo de Iglesias de Cuba, Joel Ortega, funcionarios de la ciudad y de la Oficina para la Atención de los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

La Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba organizó por su parte un homenaje a King, cuya imagen apareció en una pantalla rodeado de decenas de miles de personas, en su mayoría afroestadunidenses.

A la velada asistieron autoridades de la Iglesia Católica de la isla, miembros del cuerpo diplomático, intelectuales y un grupo de activistas que denunciaron la existencia de discriminación por motivos raciales en la isla caribeña.