Ayuda humanitaria a miles de familias dañadas por sequía en Guatemala

El gobierno guatemalteco informó hoy que distribuirá ayuda humanitaria a más de 16 mil familias de comunidades pobres en riesgo por la prolongada temporada seca.

La vicepresidenta Roxana Baldetti, quien encabeza el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Conasan), dijo que un sondeo en las zonas del país que han bajado su actividad agrícola por la falta de lluvia determinó el número de familias que serán asistidas.

Las autoridades identificaron a 16 mil 092 familias que viven en 66 municipios (de un total de 334), los cuales son atendidos con prioridad por los programas de asistencia alimentaria.

El grupo de familias que recibirán la ayuda alimentaria habitan en 257 comunidades en extrema pobreza de los departamentos de Chiquimula, El Progreso, Huehuetenango, Quiché, Totonicapán, Zacapa, Alta y Baja Verapaz (de un total de 22 departamentos).

Baldetti aclaró que se atenderá con ayuda alimentaria en los próximos días a más de 45 mil familias vulnerables, entre las que se incluyen las 16 mil 92 que carecen de documento oficial de identidad, un requisito para inscribirse en los programas sociales.

Las más de 16 mil familias obtendrán un documento de identidad provisional, extendido por la autoridad correspondiente para que se inscriban en los programas de asistencia y no queden fuera del programa de distribución de alimentos, resolvió el Conasan.

Los paquetes con alimentos -frijol, maíz, arroz, aceite y bebidas nutricionales-, alcanzarán para el consumo durante unos dos meses de una familia de cinco miembros en promedio. La ayuda humanitaria comenzará a distribuirse el próximo fin de semana.

Según datos oficiales, el año pasado se distribuyó asistencia alimentaria a 223 mil 553 familias. Además, entre enero y julio pasados se entregaron víveres a 125 mil 727 familias vulnerables de la zona rural guatemalteca, donde la mayoría de la población vive en pobreza.

Las acciones son parte del Pacto Hambre Cero, una de las principales estrategias del gobierno del presidente Otto Pérez, que busca combatir el hambre y la desnutrición.

Se estima que en Guatemala (con unos 15 millones de habitantes) casi el 50 por ciento de los niños de cero a cinco años de edad padecen desnutrición. Uno de los objetivos del Pacto Hambre Cero es reducir en 10 puntos porcentuales ese índice al final del gobierno en 2016.