Piden más de 300 líderes religiosos deportar de EUA sólo a peligrosos

Más de 300 dirigentes religiosos pidieron hoy a la Asociación de Alguaciles de California apoyar una iniciativa que limitaría la deportación sólo para los indocumentados que sean peligrosos y tengan antecedentes criminales graves.

Dirigentes cristianos, judíos, musulmanes y budistas solicitaron a los 58 alguaciles de California apoyar una propuesta de ley que, de aprobarse, impedirá que sean deportados los indocumentados que hayan cometido faltas tan comunes como las infracciones de tránsito.

Los religiosos indicaron en una carta a los alguaciles que hasta ahora han sido deportados "cerca de 100 mil inmigrantes en su mayoría sin antecedentes delictivos".

Las deportaciones ocurren por un programa llamado Comunidades Seguras que recibe automáticamente la información que incluyen todos los departamentos de policía y de alguacil en California, lo que ha llevado a deportación incluso de víctimas que presentan denuncias y de testigos.

La iniciativa que apoyan los religiosos, la mayoría de los jefes de policía, una treintena de congresistas federales de California y decenas de directores de escuelas de leyes y académicos en California, es el Acta de la Confianza.

El Acta de la Confianza, que exime a las autoridades de dar en automático la información a autoridades de migración, restauraría en California el sentido original del programa Comunidades Seguras, de localizar y deportar exclusivamente a extranjeros que son peligrosos.

En su carta, los dirigentes religiosos señalaron que "la falsa promesa y la injusticia oculta del programa de Comunidades Seguras son afrentas a la conciencia religiosa y contradicen los valores estadunidenses de la familia y la comunidad".

Los dirigentes insistieron en que el deportar en su mayoría a jefes y sostenes económicos de familias, no crea un mayor ambiente de seguridad, "sino que debilita y desestabiliza las comunidades".

El Acta de la Confianza, del asambleísta Tom Ammiano, se encuentra ahora en el Senado estatal y deberá ser aprobada en septiembre próximo, de acuerdo con un protocolo de esta entidad estadunidense.