Hermanan a adultos mayores demandas comunes de bienestar

Sin importar la condición social en que viven las personas de la tercera edad, éstas tienen demandas comunes que suelen hermanarlas, como la búsqueda de mejores condiciones de salud y la necesidad de ser aceptadas.

Con estimado de 200 mil personas de la tercera edad, Mérida, la capital del estado, es la ciudad con mayor número de abuelitos que buscan una segunda oportunidad de ser útiles a sus familias y a la sociedad yucateca.

Jorge Quijano González, responsable de los llamados Clubes del Adulto Mayor, lamenta que en la actualidad las nuevas generaciones "ya no escuchan lo que tienen que decir los abuelitos", cuando en antaño tenían un lugar privilegiado en la casa y en la sociedad.

Lamentablemente, no importa a que clase social pertenezca y dónde vienen, una gran mayoría ya no tienen ni voz ni voto en las decisiones familiares, cuando en realidad muchos de ellos sólo piden un trabajo para realizarse que le ayude a sentirse útiles, la mayor de las veces para proveerse de los alimentos y medicinas.

Aunque muchas veces se critica que estas personas se ocupen en tareas como el ser "cerillos", esto es bueno para ellos porque esa moneda que ganan les permite adquirir leche, alimentos, pero también les hace dignificarse ante la sociedad que los excluye en forma sistemática.

Los abuelitos, continuó, son personas que aunque vienen de condiciones sociales diferentes, tienen necesidades similares como atención a la salud, así como la emocional, por ello es necesario que impulsemos convivencia integradoras, por ejemplo de los abuelos con los nietos, con los hijos.

Indicó que en áreas como la alimentación, existen paradojas, pues mientras en las áreas de rezago social y de comisarías muchas veces el alimento suele ser escaso, éste es nutritivo, por el contrario, en zona donde existe alto poder adquisitivo, la comida hay en abundancia, pero muchas veces basada en la llamada rápida.

"Cuando llevamos atención a abuelitos de escasos recursos, nos hemos encontrado que viven en condiciones de mucha vulnerabilidad social, de subsistencia, sin embargo, siempre están dispuestos a compartir contigo sus alimentos, porque precisamente buscan esa aceptación y también son muy agradecidas".

En muchos casos, continuó, ante la ausencia de la familia, los adultos mayores van formando su propio grupo de amigos, su propia red de hermanamiento, en especial las mujeres que suelen ser más sociables.

En tanto, la jefa del departamento de Trabajo Social y Atención al Adulto Mayor, Susy Pasos Alpuche, alertó de la existencia de muchos adultos mayores que viven en condiciones, consideradas incluso como esclavitud en los hogares de sus hijos, con tal de no alejarse de la familia.

Lo que hemos visto, es que muchos abuelitos viven en condiciones de trabajadores domésticos sin remuneración y sin ser valorados; viven preocupados por agradar dada su condición de personas manipulables; siempre abiertas a recibir atención emocional.

Una de las estrategias de atención y para revalorar su autoestima, se orientan a ofrecerles mediante los clubes del adulto mayor la práctica de disciplinas como el taichí, la cardio-salsa, el cachi bol y la rondalla.

"Con frecuencia vemos que muchas abuelitas llegan corriendo, justificando su tardanza en las múltiples ocupaciones en la casa de parientes o hijos donde vive; sin embargo, estos espacios vienen a atender sus necesidades de esparcimientos y salud que tanto necesita", agregó.

Recordó que en la actualidad cuenta con 34 clubes en los que atienden a casi 850 personas a diario, una gran mayoría mujeres por ser más participativas que los varones en estas actividades, así como Casas de Día, centros donde se les enseña de 8:00 a 14:00 horas, diversas manualidades para el autoempleo.

Además, se tienen un centro de atención a personas en desamparo en lo que habitan 36 personas, además de apoyar a más de dos mil 100 personas con una despensa, sin embargo, su mayor demanda es una oportunidad de trabajo, demostrar que son útiles.

Contrario a lo que solemos creer, los abuelitos y abuelitas son gente muy activa, siempre dispuesta conocer cosas nuevas, asumir nuevos retos, concluyó.