Destruye PP discos duros de computadoras de extesorero Bárcenas

El gobernante Partido Popular (PP) destruyó los discos duros de las computadoras utilizadas por su extesorero Luis Bárcenas y las entregó a la Audiencia Nacional sin el material que se quería investigar sobre las finanzas de la formación.

En un escrito entregado a la instancia judicial, el partido que presidente el jefe del gobierno, Mariano Rajoy, explicó que de acuerdo con los protocolos del PP, los discos duros se vaciaron en abril pasado una vez que Bárcenas dejó completamente su cargo, para que otros empleados pudieran utilizarlos.

Bárcenas, quien está en prisión desde julio pasado bajo causa judicial por presunto lavado de dinero, corrupción y otros delitos, confirmó la existencia de una contabilidad secreta en el PP que él operaba, con donaciones y pagos de sobresueldos ilegales a dirigentes.

El juez de instrucción de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, requirió la semana pasada las computadoras utilizadas por Bárcenas, para contrastar información que el indiciado entregó en una memoria portátil, por lo que las entregó pero sin los contenidos que se buscaban.

Se trata de una computadora Toshiba Libretto 100 CT, que se entregó al juzgado sin disco duro, y una Macintosh MacBook de Apple, con un disco duro sustituto de 465 gigas.

En su escrito, el PP aclaró que además de los protocolos internos, la Ley de Protección de Datos le obliga a borrar y formatear los ordenadores cada vez que se entrega a la administración del partido.

Por su parte, el vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, declaró este jueves que una de las computadoras no tiene salida de sistema USB, por lo que Bárcenas no pudo extraer de allí ninguna información.

Entre la información que entregó Bárcenas al juez están dispositivos "pen drive", documentos impresos y manuscritos, sobre operaciones de ingresos y gastos, con el nombre de quienes hacían donaciones y quienes recibían dinero, las cantidades y fechas.

En la documentación entregada figuran algunos de los dirigentes que presuntamente cobraron sobresueldos no declarados a Hacienda, como el propio presidente Rajoy, los ex secretarios generales Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas y la actual María Dolores de Cospedal.