Suman avión no tripulado en lucha contra incendio en California

La Guardia Nacional de California utiliza un avión no tripulado para guiar a unos cinco mil bomberos en su lucha contra el incendio Rim que consumía hasta el jueves unas 77 mil hectáreas y mantenía bajo riesgo a cinco mil 500 viviendas.

El Servicio Forestal informó que el avión no tripulado se integró a las labores de contención luego de que el siniestro asumió la tarde del miércoles un comportamiento muy activo y calcinaba lo que encontraba a su paso con mayor rapidez.

El fuego, que hasta ahora ha destruido un centenar de viviendas, avanza principalmente en el Parque Nacional Yosemite, donde ha consumido miles de robles y pinos.

Ante un terreno que el Servicio Forestal considera "extremo" por su dificultad para combatir el incendio, el avión no tripulado se suma al apoyo aéreo de una flota de 20 helicópteros y otra de 47 aeronaves cisterna.

El Departamento Forestal de California reporta por su parte que únicamente han resultado heridos cuatro bomberos y la movilización preventiva para desalojar a miles de residentes del pie de la sierra de California impidió víctimas civiles.

En 13 días consecutivos de lucha contra el Rim, ninguna de decenas de agencias involucradas ha reportado pérdidas de vidas humanas.

Los residentes de la región liberaban este jueves a su ganado y caballos para que se salvaran de ser eventualmente alcanzados por el fuego.

El Rim se convirtió la noche del miércoles en el sexto incendio más grande en la historia de California.

De acuerdo con un cálculo de autoridades forestales, el fuego continuará durante semanas antes de ser controlado.

Pero cuando el fuego sea controlado en septiembre, aún entonces los 20 batallones de bomberos que participan en las labores de contención y el avión no tripulado tendrán que revisar en cada metro calcinado que no queden escombros encendidos.

El amplio terreno devastado por el Rim quedará en riesgo de deslaves cuando lleguen las lluvias, pues ahora carece de arboledas y yerbas que antes protegían ante ese peligro.