Dejan 45 muertos atentados en Afganistán

Al menos 15 policías afganos murieron tras una emboscada de los talibanes en la provincia occidental de Farah, a menos de 24 horas de que otro ataque insurgente en el sur dejó 30 decesos, entre ellos un soldado de la OTAN.

Un funcionario afgano señaló que la emboscada, en la cual resultaron heridos 10 policías, se registró cuando los oficiales realizaban un patrullaje a lo largo de la carretera principal de la región.

Según una fuente de la jefatura de la policía de Farah, tres camionetas de la policía y un vehículo blindado fueron destruidos en el ataque.

El portavoz del gobernador, Abdur Rahman Zhwandai confirmó el ataque, pero expresó su desconocimiento sobre el número de víctimas.

En Kabul, la capital afgana, fuentes del Ministerio del Interior señalaron que hasta el momento no habían recibido ningún informe sobre el incidente.

En la provincia de Ghazni, en el sureste de Afganistán, por otra parte, al menos 30 personas murieron, entre ellas siete atacantes talibanes y un soldado de la OTAN, y otras 62 resultaron heridas, en un atentado suicida contra unas oficinas de desarrollo.

El gobernador de Ghazni, Musa Jan Akbarzada, señaló que un talibán detonó un vehículo cargado de explosivos frente a la base la noche del miércoles, tras lo que se desató un tiroteo entre las tropas y varios asaltantes.

En los enfrentamientos, que se han prolongado durante tres horas, han muerto siete de los atacantes, un miembro de la OTAN y tres agentes de policía, entre otros. Asimismo, Akbarzada detalló que entre los 58 heridos hay siete soldados polacos.

Los talibanes han reclamado la autoría del ataque, si bien han apuntado que varios de sus milicianos han conseguido irrumpir en el interior de la base tras la explosión del coche bomba, según reportó la agencia afgana de noticias PAN (Pajhwok Agency News).

Por su parte, la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán (ISAF), bajo el mando de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), confirmó ataque.

Los talibanes han intensificado los ataques en los últimos meses a medida que tratan de tomar ventaja de la retirada de las tropas extranjeras, que entregaron la seguridad del país a las fuerzas afganas hace dos meses.