Instalan en BCS Consejo de Protección Civil por Juliette

Autoridades de los tres niveles de gobierno instalaron hoy el Consejo Estatal de Protección Civil, ante la presencia de la tormenta tropical Juliette que arribará a la península de Baja California.

El gobernador Marcos Covarrubias Villaseñor señaló que, además, se ordenó la inmediata instalación de 164 albergues y la suspensión de clases en todos los niveles en los planteles educativos del territorio estatal.

Covarrubias Villaseñor dijo que en esta tarea de protección a la ciudadanía, se hace necesaria la participación de todos para evitar pérdidas humanas, ya que el pronóstico es que el fenómeno meteorológico deje un volumen considerable de agua.

"Es importante que tomemos precauciones, que se tome en consideración que este fenómeno trae una trayectoria hacia el estado y dejará importantes cantidades de agua", dijo.

Por esa razón, añadió, quienes vivan en zonas de riesgos, deberán acudir a los albergues que ya están siendo instalados en todo el estado y no se esperen a salir de último momento.

La capitanía de puertos, dijo, ha cerrado a la navegación los puertos de los municipios de La Paz y Los Cabos para embarcaciones menores y medianas, mientras que el aeropuerto de San José del Cabo y La Paz cerró los vuelos a la aviación menor.

Covarrubias Villaseñor mencionó que a partir de la fecha, se activaron los 164 albergues en coordinación con las fuerzas armadas en todo el estado, en la que además participan la Secretaría de Salud y los cuerpos de emergencia.

Recordó que por malas experiencias que se han tenido, la imprudencia ha ocasionado que se den decesos en personas que han intentado cruzar arroyos crecidos por avenidas de aguas broncas.

Ante esa posibilidad, recomendó seguir las instrucciones de los cuerpos de emergencia y de apoyo a la ciudadanía para evitar estos lamentables sucesos.

La Policía Federal Preventiva recomendó que, de no ser necesario, eviten transitar por las carreteras de la entidad, ya que por las fuertes precipitaciones que se pronostican, se estima que provoquen deslaves y algunas crecidas de arroyos.