TEPJF desecha recursos contra destrucción de paquetería electoral 2006

Por unanimidad, los siete magistrados del TEPJF declararon inoperantes e infundados los recursos de apelación interpuestos por el PRD y PT para acceder a las boletas electorales de 2006 que no habían sido destruidos por medidas cautelares de organismos internacionales que conocieron el asunto.

Tras siete años de litigio en diferentes jurisdicciones nacionales e internacionales, finalmente se resolvieron los últimos recursos y este día los magistrados aprobaron que se destruya toda la paquetería electoral correspondiente a la elección federal de 2006.

Luego que el Comité de Derechos Humanos de la ONU declaró improcedente la solicitud del director de la revista Proceso, Rafael Rodríguez Castañeda, en el ámbito internacional, en la jurisdicción interna el TEPJF confirmó la resolución del Instituto Federal Electoral (IFE) para destruir el material electoral de 2006.

El magistrado presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Alejandro Luna Ramos, aprovechó la ocasión para reiterar que al final fueron avalados los argumentos que desde el principio manifestaron para impedir el acceso directo a las boletas electorales.

Expuso que de acuerdo con el sistema electoral mexicano, la transparencia y el derecho a la información se satisfacen completamente con el acceso de todos los ciudadanos a las actas que reflejan la información esencial contenida en las boletas con la ventaja adicional de que se protege la secrecía del voto.

"Recordemos que el ciudadano puede acceder libremente a las actas, la pretensión de los factores de acceder físicamente a las boletas debe entenderse satisfecha desde el momento en que pueden obtener, mediante las actas respectivas, la información buscada", señaló.

A su vez, el magistrado Manuel González Oropeza se refirió particularmente a la intervención de los organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Estos organismos, puntualizó, aun cuando no le dieron la razón a los impugnantes, actuaron de manera indebida pues ni siquiera debieron haber aceptado entrar al estudio del caso.

González Oropeza resaltó que no se cumplieron los requisitos de procedencia porque no se agotaron previamente los medios de impugnación internos.

En el caso del comité de la ONU fue más grave porque admitió el asunto cuando ya había sido resuelto por la Comisión Interamericana, sin importar que el derecho internacional es muy claro al señalar que no se puede desahogar el mismo asunto en más de un organismo internacional.

Al respecto, varios magistrados afirmaron que aun cuando el organismo internacional hubiera fallado a favor de los impugnantes, el Estado mexicano no estaba obligado a cumplir esa sentencia.

Tras esta resolución del TEPJF ya no hay impedimento alguno para que el IFE proceda a la destrucción de toda la paquetería electoral de 2006.

La paquetería electoral de ese año incluyen los votos válidos, los nulos, las boletas sobrantes y la lista nominal utilizada en aquellos comicios cuyo resguardo en todos estos años significó un gasto de más de 500 millones de pesos.