Reportan que niños meridanos padecen más obesidad que desnutrición

El Departamento de Nutrición del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) local señaló que "contrario a lo que se piensa", los niños meridanos que habitan en comunidades rurales sufren más de obesidad que de desnutrición.

En entrevista, la titular de esa instancia, Ileana Fajardo Niquete, agregó que esa situación se presenta ante los "malos" hábitos alimenticios en esas zonas.

Expuso que la administración municipal realiza encuestas para conocer la situación nutrimental de los menores de la capital yucateca y sus comisarías, y "los resultados son contrarios a lo estimado".

Dijo que "40% de los niños tienen sobrepeso, y 6% sufren de desnutrición, según estadísticas nacionales, aunque las cifras estatales son parecidas".

Los "malos" hábitos alimenticios generan que un crecimiento con problemas de salud, "porque la obesidad no es sinónimo de buena salud y la comida chatarra causa sobrepeso en los menores que habitan en Mérida, sobre todo en el sur de la ciudad y sus comisarías", indicó.

Mencionó que la autoridad municipal pretende ampliar el número de comedores para frenar esas prácticas alimenticias y que más niños y sus familias consuman alimentos nutritivos y gocen de salud.

Reportó que se atiende a más de 400 niños en seis comedores, de los cuales uno está en la comisaría de San José Tzal, "pero ya se trabaja en acciones preventivas y en el DIF municipal arrancamos estrategias precisamente para mejorar la alimentación infantil".

En el Departamento de Nutrición, añadió, se aplican diversos programas y una plataforma educativa denominada "Si comes bien, te sientes bien", que abarca varios programas y talleres dirigidos a madres de familia y a los propios niños.

Adelantó que en mayo próximo se iniciará una campaña para promover la lactancia materna, porque está comprobado que si los bebés toman esa leche se previenen enfermedades como la desnutrición, anemia, obesidad y padecimientos respiratorios.

Otra medidas que aplica el DIF Municipal son los monitoreos constantes a niños que están en situación vulnerable, a quienes "se les hace un diagnóstico y se aplican las medidas que sean necesarias".

"Lamentablemente en una misma casa hemos detectado problemas de obesidad y desnutrición", razón por la que se capacita a las madres sobre el consumo de alimentos nutritivos y también se les muestra cómo cultivarlos en huertos de traspatio, abundó.

"Tenemos mucha confianza en que los huertos van a permitir una disminución importante tanto de obesidad como desnutrición, porque las familias van a tener a la mano alimentos saludables en casa", remarcó.

Refirió que también se planea aumentar el número de talleres para que todas las casas que padecen de pobreza cuenten con sus huertos.

"Invitamos a la gente a que acuda a los comedores comunitarios para recibir la asesoría adecuada y se inicie el consumo de alimentos sanos entre las familias meridanas", apuntó.