Jefa de Policía de Nicaragua pide ley fuerte para frenar violencia

La directora de la Policía de Nicaragua, Aminta Granera, advirtió que el país debía aplicar una "legislación fuerte" para tratar de reducir la violencia sexual contra las mujeres, que ha sido calificada como "una epidemia" en el mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 40 por ciento de las muertes de mujeres ocurren a manos de sus parejas o ex parejas.

La violencia intrafamiliar es el delito con mayor "cifra negra" ante la justicia, por la baja denuncia de parte de las afectadas en el mundo, declaró Granera al Canal 12 de Televisión.

En el mundo, la denuncia "está muy por debajo de la cifra real" de agresiones que ocurren a diario y el alto porcentaje de muertes de mujeres a manos de sus compañeros o ex, "es un problema que sacude a las sociedades", expresó.

Esta situación "es una sacudida" a la sociedad global porque es un problema social y cultural que requiere de "una legislación fuerte" y un trabajo preventivo en todos los sectores, manifestó la jefa policial.

Exhortó a las diferentes instituciones y organizaciones de la sociedad civil para "poner nuestro grano de arena" para reducir "la epidemia" que ha alcanzado cifras alarmantes.

Al menos 32 jóvenes y niñas han sido asesinadas en este año, según estadísticas de la Red de Mujeres contra la Violencia.

Granera, quien fue cautelosa en expresar una posición sobre un proyecto de enmienda a la Ley en contra de la Violencia, Ley 779, que permitirá la mediación para los casos de menor gravedad.

El proyecto de enmienda fue presentado por la Corte Suprema de Justicia a la Asamblea Nacional (parlamento unicameral), pese a la oposición de las organizaciones feministas.