Define Videgaray objetivos de próxima reforma hacendaria

Fortalecer la capacidad financiera del Estado, progresividad y simplificación del sistema impositivo y combate a la informalidad, son los objetivos de la reforma hacendaria que el Ejecutivo propondrá en los próximos días, adelantó el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso.

Al participar en el "Foro Banorte Estrategia México 2013", aseveró que el Estado mexicano no tiene hoy la capacidad financiera suficiente para cumplir con sus obligaciones de desarrollo a plenitud.

Por ello, dijo, el Ejecutivo presentará al Congreso la reforma hacendaria junto con el Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos para 2014 a más tardar el próximo 8 de septiembre, fecha límite que establece la Constitución para entregar el paquete económico.

Ante representantes del sector financiero, expuso que en materia fiscal se tiene un Estado mexicano con insuficiente capacidad financiera para cumplir con sus obligaciones básicas en materia de salud pública, de educación superior, de infraestructura.

Refirió que el gasto público total como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) en América Latina es de 27 por ciento, en México apenas es de 19 por ciento, y si se compara con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) el nivel promedio es de 46 por ciento.

Estas cifras, dijo, son algunas de las razones fundamentales para emprender una reforma hacendaria a fin de dotar al Estado mexicano, incluyendo a estados y municipios, de la capacidad de hacer inversiones que promuevan el crecimiento y el desarrollo en sus regiones.

El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) refirió que los ingresos tributarios de México representan 10.6 por ciento del PIB, con lo que "el Estado hoy no tiene la capacidad financiera para cumplir con sus obligaciones de desarrollo a plenitud".

Pero además, el problema que tiene el sistema tributario es que no sólo recauda poco, sino que genera algunas inequidades importantes, deja prácticamente intacta la distribución del ingreso, le falta progresividad y cumplir lo que manda la Constitución.

Ante ello, adelantó, uno de los objetivos de la reforma hacendaria que se enviará a la Cámara de Diputados a más tardar el 8 de septiembre es fortalecer la capacidad financiera de los tres órdenes de gobierno, es decir, federal, estatal y municipal.

Asimismo, incrementar la progresividad del sistema impositivo, lo que significa que quien gana más pague más, así como simplificar el sistema, pues muchas de las inequidades y problemas de competitividad vienen de un sistema exageradamente complejo.

Otro objetivo de la próxima reforma hacendaria debe ser combatir la informalidad, que es "uno de los grandes lastres para nuestra productividad como economía", y se buscará tener un sistema fiscal que genere incentivos para tener una mayor formalidad.

Videgaray Caso reconoció que en México están pasando muchas cosas, "es un año importante y dependerá de muchas decisiones que tomemos los mexicanos como país como será el crecimiento económico, no en el próximo trimestre, no en el próximo año, sino en las próximas décadas".

Reiteró que la economía mexicana no crece a la altura de su potencial; "venimos de años de crecimiento bajo, francamente mediocre, y las cifras que conocemos de cómo está desempeñándose este año 2013 son también cifras que están por debajo de lo que México necesita, son altamente insatisfactorias".

Sostuvo que solamente a través del crecimiento económico sostenido se podrá mejorar el nivel de vida de la población y abatir la pobreza; "no existen soluciones de otro tipo en la historia de la economía mundial".

Además, el mayor determinante de la creación de empleo es el crecimiento económico, por lo que esta es la gran prioridad en materia de política económica, subrayó el secretario de Hacienda.

Expuso que entre 2001 y 2012 México tuvo un crecimiento promedio de apenas 2.0 por ciento, y para este año la proyección revisada de la SHCP es de 1.8 por ciento, mientras la proyección de Banorte es de 1.7 por ciento, "es decir, vamos a tener otro año más de crecimiento claramente insatisfactorio".

Recordó que el gran determinante del crecimiento económico es la productividad, la cual entre 1981 y 2011 tuvo una tasa negativa de 0.7 por ciento, lo que quiere decir que la economía ni siquiera crece al ritmo de la acumulación de factores de la producción.

Según dijo, esta tasa negativa en la productividad ha tenido un efecto importante en el crecimiento económico, el cual apenas creció a una tasa de 2.4 por ciento en los últimos 30 años, además ha mantenido a la pobreza en los mismos niveles de 1980.

"No estamos creciendo y no estamos reduciendo la pobreza a pesar de que en los últimos 15 años por lo menos tenemos cada vez recursos presupuestales más cuantiosos para los programas de atención de la pobreza a través de transferencias individualizadas", refirió.

Aseveró que para tener un desarrollo más acelerado "tenemos que tener productividad para todos los mexicanos, democratizarla, incluyendo las regiones más pobres de este país", y para ello es la agenda de reformas estructurales.

El funcionario federal mencionó que la agenda que promueve el presidente Enrique Peña Nieto y que está en el Pacto por México, tiene un común denominador: elevar la productividad de la economía.

"Ustedes conocen la agenda de reformas, es una agenda ambiciosa, es francamente un ritmo de transformación nacional pocas veces visto en algún episodio de la historia reciente de nuestro país".

Dentro de esta agenda, continuó, las reformas que ya se han aprobado son la laboral, de telecomunicaciones, de competencia económica y la educativa, mientras que están en discusión la de disciplina fiscal para los estados y municipios, la financiera y la energética.

Videgaray Caso indicó que la reforma que sigue es la hacendaria, la cual se turnará a la Cámara de Diputados junto con el paquete económico para 2014, a más tardar el 8 de septiembre próximo, que es la fecha que la Constitución establece como plazo límite.