Votarán diputados en septiembre ley sobre evaluación a maestros

Los líderes de las diputaciones federales del PRI, Manlio Fabio Beltrones, y del PRD, Silvano Aureoles, anunciaron que en la primera semana de septiembre se presentará al pleno de la Cámara de Diputados el dictamen de la Ley General de Servicio Profesional Docente para ser votado y, en su caso, aprobado.

En conferencia de prensa conjunta, reiteraron que los diputados federales continuarán el diálogo con la disidencia magisterial a la que, no obstante, exhortaron a no cometer afectaciones a terceros y a ejercer su derecho de manifestación sin actos violentos.

El coordinador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados puntualizó que no se tendrá que dictaminar la iniciativa sobre la legislación secundaria que determina la forma de evaluación a los maestros, porque el dictamen ya existe.

Precisó en ese sentido que "lo que tenemos es la obligación de ponerlo a consideración del Pleno de la Cámara de Diputados para que lo vote, ya sea por el sí o por el no".

Beltrones Rivera indicó que la votación de los diputados será en los términos en que fue aprobado el dictamen por la Comisión de Educación Pública y Servicios Educativos, con las modificaciones que haya que hacer con el objetivo de perfeccionarlo.

Recordó que ese dictamen se bajó de la orden del día del primer día del periodo extraordinario programado para entre el 21 y el 23 de agosto, en el que se aprobaron las otras dos leyes reglamentarias a la reforma educativa en un recinto alterno.

En tanto el líder de los diputados del Partido de la Revolución Democrática (PRD) indicó que el diálogo, la comunicación y la construcción de soluciones es lo que mejor sirve al país.

Por ello, dijo, se hizo el compromiso de que al iniciar el periodo de sesiones, que comienza el 1 de septiembre, ambas cámaras del Congreso de la Unión deben cumplir con su responsabilidad.

Silvano Aureoles dejó claro que haber retirado el dictamen del orden del día del extraordinario fue un acuerdo construido por todos los integrantes de la Junta de Coordinación Política de San Lázaro.

Subrayó que "la Junta tiene plena autonomía para construir acuerdos y tomar decisiones, pero evidentemente también hubo un acuerdo de los actores que están participando en las diversas instancias para la construcción de esta ruta de las reformas".

Añadió que también se escuchó la voz de quienes participan en el Pacto por México y la opinión del gobierno federal, que tiene que decir sobre la materia educativa, pero "al final del camino fue una decisión que tomamos nosotros, la Junta de Coordinación Política".

El perredista sostuvo que antes de que se agudizaran las protestas de los maestros, los diputados federales consideraron que lo mejor era retirar ese dictamen para que hubiera el tiempo necesario que permita recibir opiniones de legisladores y poder construir una ley que pudiera salir con el mayor consenso posible.

Enfatizó que la presencia de ambos coordinadores legislativos en la conferencia de prensa, a la que se esperaba se sumara el líder de los diputados del PAN, Luis Alberto Villarreal, quien nunca llegó, tiene el propósito de definir que no actúan en "doble pista".

Es decir que, por un lado, consentimos el actuar y las manifestaciones de los maestros y, por el otro, decir que estamos en la construcción de los acuerdos y cumpliendo con la tarea de legislar.

"Nosotros tenemos compromiso de legislar y de cumplir nuestra responsabilidad y decir al pueblo de México que nosotros vamos a cumplir cabalmente con nuestra tarea", remarcó.

El legislador expuso que cuando se retiró el dictamen del orden del periodo extraordinario "se dijo que una vez iniciado el ordinario habríamos de entrar de fondo a la discusión reglamentaria que crea el Servicio Profesional Docente y estamos en esa misma ruta y es lo que vamos hacer".

Por su parte, el coordinador del PRI señaló que los maestros tienen un planteamiento personal e ideológico que no comparten muchos diputados, como oponerse a la evaluación docente abiertamente y no se comparte, dijo, desde el momento que se votó una reforma constitucional.

Sin embargo, reconoció que los maestros en su discurso también manifiestan que no están contrariados totalmente por la evaluación y quisieran hacer un planteamiento de cómo llevarla a cabo de mejor manera para conseguir el mismo objetivo que los legisladores buscan, que es mejorar la calidad de la educación en el país.

Aseveró que ha habido honestidad tanto de los diputados como de los maestros, pues los legisladores les han dicho que quieren una ley para evaluar a los docentes y con ello mejorar la calidad de la educación.

"Y no vamos de ninguna manera a dar un paso atrás. Eso no significa que rompamos la mesa de diálogo, podemos dialogar cuántas veces quieran y la manera cómo ellos quieran, pero siempre con un objetivo, y el objetivo debe ser que le vaya bien a México, que le vaya bien a la educación de los niños y jóvenes".

Los diputados federales también insistieron en su llamado a los maestros inconformes a no cometer afectaciones a terceros y a ejercer su derecho de manifestación sin actos violentos.